"No se repetirán errores como Rápido y furioso", promete Napolitano

lunes, 30 de enero de 2012
MÉXICO, D.F. (apro).- La secretaria de Seguridad Interna de Estados Unidos, Janet Napolitano, reconoció que se cometieron “serios errores” en el fallido operativo Rápido y furioso, que permitió el trasiego de más de 2 mil armas a México de forma ilegal. "Todo mundo ha reconocido que se cometieron errores, serios errores. La pregunta clave es que esos errores, al menos en lo que a mí corresponde, no se repitan nuevamente", ofreció la colaboradora del gabinete del presidente Barack Obama. Napolitano hizo referencia al polémico operativo durante un foro del Club Nacional de Prensa, justo tres días antes de que el procurador general estadunidense, Eric Holder, comparezca por este caso ante el Comité de Supervisión de la Cámara de Representantes. Rápido y furioso fue coordinado desde las oficinas de la Procuraduría Federal y de la Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF, por sus siglas en inglés) en Phoenix, Arizona, ambas adscritas al Departamento de Justicia. No es la primera vez que un funcionario federal estadunidense reconoce que se cometieron errores con este operativo puesto al descubierto en marzo de 2011 por la Cadena CBS, que difundió el testimonio de John Dodson, agente de la ATF y participante en la malograda operación. Desde julio del año pasado, Kenneth Melson, director de la ATF, reconoció que, al menos en un caso, sus agentes permitieron el traslado de armamento de gran calibre, durante el operativo Rápido y furioso, que pudieron y debieron interceptar. Las declaraciones de Melson fueron dadas a conocer a través de una carta enviada el lunes al secretario de Justicia, Eric Holder, por parte los legisladores republicanos Chuck Grassley y Darell Issa. En octubre pasado, Darell Issa, quien es presidente del Comité de Supervisión de la Cámara de Representantes, reveló que unos 200 mexicanos fueron asesinados por las armas que el gobierno estadunidense permitió que pasaran a México en el marco de Rápido y furioso. El siguiente mes, el fiscal general de Estados Unidos, Eric Holder, también admitió en una audiencia ante el Senado los errores de Rápido y furioso, los tachó de “inaceptables” y advirtió de que sus efectos se sentirán durante años. Dijo en ese entonces que la operación falló tanto en su concepto como en su ejecución. “Desafortunadamente, sentiremos sus efectos durante años, ya que las armas que se perdieron durante esta operación continúan apareciendo en escenas de crímenes, tanto acá como en México", dijo Holder.