Recibirá Edomex basura del DF en cuatro rellenos sanitarios

viernes, 6 de enero de 2012
MÉXICO, D.F. (apro).- El gobernador mexiquense Eruviel Ávila Villegas autorizó recibir basura de la Ciudad de México en cuatro rellenos sanitarios ubicados en los municipios de Cuautitlán Izcalli, Ixtapaluca, Tecámac y Xonacatlán, establecimientos concesionados a particulares. Esto luego de que el único sitio de destino final de residuos del Distrito Federal, el Bordo Poniente, fuera cerrado el pasado 19 de diciembre. El gobernador mexiquense dejó abierta la posibilidad de autorizar nuevos confinamientos en esa entidad que reciban la basura generada por los capitalinos. Ante las inconformidades que la medida pueda tener entre los mexiquenses, Ávila Villegas comentó que se buscan acuerdos con vecinos y autoridades municipales. En el marco de la inauguración de una biblioteca virtual en Zumpango, el gobernador comentó que, en breve, se darán a conocer los acuerdos entre autoridades mexiquenses y capitalinas. Una de las propuestas es que el Estado de México envíe basura orgánica al Distrito Federal para convertirla en composta. La decisión del gobierno mexiquense de recibir basura del Distrito Federal en rellenos sanitarios en su territorio, ha causado inconformidad entre sus habitantes. La semana pasada, por ejemplo, vecinos del municipio de Ixtapaluca realizaron bloqueos viales para impedir el ingreso de desechos al relleno de la mina El Milagro. El pasado 19 de diciembre, tras dos décadas de vida como basurero del Distrito Federal, fue cerrado de forma definitiva el Bordo Poniente. En la declaratoria de cierre publicada en la Gaceta Oficial del Distrito Federal, se especifica la necesidad de otorgar en concesión el aprovechamiento, extracción y captura de biogás que se generen de los residuos sólidos depositados en el Bordo Poniente. El gobierno federal autorizó 381 millones de pesos a fondo perdido, a través del Fondo Nacional de Infraestructura (Fonadin), para garantizar el esquema de explotación del biogás, a partir de este 1 de enero. Además, la Comisión Nacional del Agua (Conagua) otorgó en concesión al gobierno de la Ciudad de México casi 400 hectáreas de terreno por un lapso de 30 años para el proceso de clausura del bordo, acción que podría tardar hasta 20 años.