Investigación contra Yarrington basada en cinco testigos protegidos

jueves, 25 de octubre de 2012
MÉXICO, D.F., (apro).- La investigación que realiza la Procuraduría General de la República (PGR) en contra del exgobernador de Tamaulipas, Tomás Yarrington, acusado de presuntos vínculos con el cartel del Golfo, tiene como base las declaraciones de cinco testigos protegidos. Según una investigación de Daniel Lizárraga, coordinador de información de la primera emisión de Noticias MVS, los involucrados en el caso son: José Quintanilla Puga, testigo protegido de las autoridades de México; Óscar, expolicía municipal de Tamaulipas, quien dice haber entregado dinero a alcaldes de Matamoros y Reynosa, y Eduardo Rodríguez Berlanga. Los otros dos son Sonia Nereida de Pau García, exesposa de Fernando Cano Martínez, uno de los empresarios que son investigados por lavar dinero y que ella misma señaló como prestanombres del exgobernador, y Antonio Peña Argüelles, a quien la agencia antidrogas de Estados Unidos (DEA, por sus siglas en inglés) acusa de lavar dinero de Los Zetas, además de que supuestamente proveía de recursos a Yarrington a cambio de protección. De acuerdo con la investigación de Lizárraga, de la que dio cuenta esta mañana en la primera emisión de Noticias MVS, en declaraciones de los involucrados surgió el nombre de Cindy Chapa Escobedo, catedrática de la Universidad de Texas y presunta expareja sentimental del exgobernador Tomás Yarrington. Señaló que las propiedades de Chapa Escobedo fueron aseguradas en el estado de Texas, aunque ella no enfrenta cargos en el caso que llevan autoridades mexicanas y estadunidenses en contra del exmandatario, prófugo de la justicia. El pasado viernes 12, la PGR emplazó a los exgobernadores de Tamaulipas, Tomás Yarringnton y Eugenio Hernández –también acusado por sus presuntos vínculos con el cártel del Golfo–, para que se presentaran ante el Ministerio Público federal en un plazo no mayor a 90 días, a probar la legítima adquisición y posesión de todos los bienes que les han sido decomisados hasta ahora, como parte de la averiguación previa PGR /SIEDO/ UEIDCS/ 012 / 2009 iniciada por sus presuntos vínculos con el narcotráfico. De acuerdo con dicha indagatoria, la PGR ha incautado a los exmandatarios y sus prestanombres 11 inmuebles, tres empresas, dinero en efectivo y cuentas bancarias que ascienden a alrededor de cinco millones 764 mil 980 pesos, además de alhajas, relojes, vehículos, equipos de cómputo y oficina, así como diversos objetos de adorno, muebles y diversos enseres domésticos. En el caso de los inmuebles se especifica que a Tomás Yarrington Ruvalcaba se le incautaron dos propiedades, una ubicada en el fraccionamiento Río en Matamoros, Tamaulipas, y otra en avenida Rubén Darío número 267 interior 12, en la colonia Bosques de Chapultepec de esta ciudad. Entre los objetos decomisados al exgobernador se encuentran aparatos eléctricos, equipos completos de música, audio y video, televisores, equipo de cómputo, objetos de ornato, recámaras, sillones, salas y alhajas. Además, “15 monedas al parecer de plata; cadena metálica en color plateado con dije en forma de dos flores; estuche en color rojo con la leyenda Cartier, que contiene un juego de aretes y anillo en color dorado con una piedra cada uno de ellos en color azul, con piedras brillantes en color blanco alrededor, así como un juego de gargantilla en color plata”. En el caso del exmandatario Eugenio Hernández, se le aseguraron dos inmuebles ubicados en Felipe de la Garza número 1305, colonia Residencial Las Palmas, entre calle Olivia Ramírez y calle Palma Real, Ciudad Victoria, Tamaulipas, así como el inmueble ubicado en la carretera Victoria-Monterrey kilómetro 13, ejido Tierra Nueva, denominado Rancho Las Palomas Blancas. En esas propiedades, agentes de la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO) decomisaron dinero en efectivo, caballos, yeguas, 96 vacas de la raza Bragus Rojo, además de seis sementales y dos pavorreales, entre otros.

Comentarios