Levantan reclusión y devuelven propiedades a Salazar Mendiguchía

miércoles, 14 de noviembre de 2012
TUXTLA GUTIÉRREZ, Chis. (apro).- A 23 días de que termine la gestión del gobernador Juan Sabines Guerrero y sin explicación alguna, la Procuraduría General de Justicia (PGJ) de la entidad levantó hoy la vigilancia policiaca que mantenía afuera de la residencia del hermano del exgobernador Pablo Salazar Mendiguchía, quien se encuentra –o se encontraba– en reclusión domiciliaria desde el pasado 28 de septiembre por “razones humanitarias”. Además, retiró los sellos de seguridad que había colocado en las distintas propiedades que posee el exmandatario en diversos municipios de la entidad. Pese al hermetismo de familiares y abogados, el reportero logró averiguar que Salazar Mendiguchía abandonó la ciudad tras el retiro de los agentes de la PGJ y de la Secretaría de Seguridad Pública y Protección Ciudadana (SSPyPC) que custodiaban la residencia privada y el equipo de monitoreo que se colocó para escuchar y videograbar todos los movimientos de quienes salían y entraban de ese domicilio. Un vecino que pidió mantener en reserva su identidad confirmó que el exgobernador, quien todavía tenía pendientes 11 cargos, dejó la casa de su hermano Nelson, ubicada en Andador Don Quiijote número 6 de la colonia 16 de Septiembre en el municipio de San Fernando, a unos 6 kilómetros de la capital del estado, donde era vigilado las 24 horas del día. Salazar Mendiguchía, quien fue gobernador de Chiapas del 2000 al 2006, fue capturado el 7 de junio de 2011, en cumplimiento de una orden del juez Tercero Penal –proceso penal(96/2011)– por los presuntos delitos de peculado, ejercicio indebido del servicio público, abuso de funciones públicas, abuso de autoridad y asociación delictuosa. Salazar y 54 excolaboradores fueron acusados de malversar 104 millones de pesos de un seguro de vida contra riesgos que habían contratado estando en funciones. Ya durante su estancia en prisión, el exmandatario acumuló 11 procesos penales más por diversos presuntos delitos: desvío de recursos tras la tragedia de Stan en la costa de Chiapas; la muerte de bebés en Comitán, y abuso de autoridad en contra del exfuncionario Florencio Madariaga Granados, quien fue traído de España y recluido en la entidad durante el gobierno de Salazar. Actualmente, Madariaga Granados es presidente del Consejo Estatal de Derechos Humanos (CEDH). Desde la cárcel, Salazar Mendiguchía se defendió de las imputaciones en su contra ante la justicia federal y logró zafarse de algunos procesos mediante la vía del amparo. Luego de 15 meses en el penal del El Amate, enfermo, el 28 de septiembre último la PGJ decidió, en un gesto humanitario, otorgarle la reclusión domiciliaria. En aquella ocasión se dijo que un juez le otorgó la gracia penal “para ser atendido de un añejo padecimiento de hernia hiatal, cuyos síntomas presentaron un aumento y progresión en los últimos meses, y para el cual no podía recibir la atención médica adecuada dentro del penal”. El 19 de octubre pasado, ya en “reclusión domiciliaria”, Salazar ganó el proceso penal que lo llevó a prisión por los 104 millones de pesos que supuestamente había desviado.

Comentarios