"Me gusta dejar las cosas en orden, arregladas", se jacta el presidente

miércoles, 14 de noviembre de 2012
MÉXICO, D.F. (apro).- “A mí me gusta dejar las cosas en orden, arregladas”, dijo Felipe Calderón –que en 15 días dejará la Presidencia de México– al inaugurar el distribuidor vial José Francisco Blake Mora. Alegre, el aún presidente hizo la declaración al inaugurar la obra, en alusión a un grupo de muebleros que se opuso al proyecto y que hasta el momento no ha aceptado la indemnización correspondiente, aunque no perdió oportunidad de regañarlos porque, dijo, “no se vale anteponer el interés individual”. Momentos antes, el gobernador del Estado de México, Eruviel Ávila –sucesor e integrante del grupo político del presidente electo, el priista Enrique Peña Nieto—, declaró su consideración a Calderón: “Como gobernador, pero, sobre todo, como mexicano, quiero expresarle, señor presidente, que queremos reconocerle su disposición para poder generar las circunstancias a efecto de tener una extraordinaria transición, esto lo hace una vez más confirmar que estamos con un hombre de Estado, que quiere a su patria, que quiere a su país, que quiere a su nación”, dijo el mexiquense. En una más de sus giras de despedida, Calderón inauguró hoy un tramo de 17 kilómetros de la carretera Chalco-Cuautla, en la zona oriente del Estado de México, donde –acotó– vive actualmente en casa de sus suegros. “Aquí tienen su casa desde hace más de 20 años mis suegros, y yo, también, ahí, ya me acomodé con ellos, también, ahora sí que me agarré la querencia como quiera que sea, aunque no lo crean. Aunque no lo crean, yo tengo una suegra, muy buena suegra me tocó, ahora sí que corrí con suerte”, confirmó Calderón, quien hace unos días afirmó, en una entrevista televisiva, que ya estaba viviendo en una casa de sus suegros. Calderón agradeció “la comprensión” de los habitantes de la zona, por la imposición del nombre de José Francisco Blake Mora, quien siendo secretario de Gobernación murió hace un año, al desplomarse su helicóptero muy cerca del lugar donde se efectuó el acto de hoy. “Es en memoria de un hombre que fue una gente muy humilde. Él nació en una colonia muy pobre de Tijuana, no había agua potable, no había calle en la casa donde él nació. Sus hermanos y su padre son jardineros que trabajan desde hace mucho tiempo, todavía, uno de ellos, dos de ellos trabajan, todavía, del lado americano, van a hacer sus labores de jardinería. Blake les ayudaba a sus hermanos. Calderón siguió encomiando a Blake: “Un hombre que desde abajo se forjó en el esfuerzo, y llegó a ser un hombre brillante; legislador, coordinador, secretario de Gobierno en Baja California y, finalmente, secretario de Gobernación, con un servidor”. Añadió: “Entonces, en su memoria, y les agradezco a ustedes su comprensión, amigas y amigos, para recordarlo siempre, porque creo que habiendo tanta gente mala en México y en el mundo, creo que la gente buena hay que recordarla no sólo en la memoria, sino en las obras”, dijo Calderón, quien hace poco se refirió en términos parecidos sobre la muerte de Alonso Lujambio, quien fue su secretario de Educación. Durante su mensaje, Calderón Hinojosa hizo una serie de consideraciones en torno a las ventajas de la obra, y agradeció la colaboración que siempre encontró en el gobernador mexiquense, Eruviel Ávila.

Comentarios