Confirma Pablo Salazar absolución; se desiste de quejas ante la CNDH

jueves, 15 de noviembre de 2012
TUXTLA GUTIÉRREZ, Chis. (apro).- El exgobernador Pablo Salazar Mendiguchía confirmó hoy que la Procuraduría General de Justicia del estado (PGJE) se desistió de continuar con la decena de procesos penales que enfrentaba por distintos delitos y aclaró que ya no tiene cuentas pendientes con la justicia. En un comunicado difundido a través de su blog personal, el exmandatario detalló que el pasado martes 13 las autoridades judiciales le notificaron que le habían sido retirados todos los cargos de los 11 procesos penales que enfrentaba, por lo que los jueces de las diversas causas decretaron el sobreseimiento de las mismas. "Este resultado se combina con los fallos favorables que obtuvo mi defensa ante la justicia federal", subrayó Salazar Mendiguchía, quien estuvo 526 días en prisión, los dos últimos meses en arresto "domiciliario". El exmandatario comentó también que sin cargos alguna ya en su contra decidió desistirse de todas las quejas interpuestas ante la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH). Y agradeció al organismo el acompañamiento durante todo el tiempo que permaneció privado de su libertad. También correspondió "a las instituciones y personas que fueron solidarias conmigo durante mis 526 días de reclusión”. Con el anuncio de su absolución, Salazar Mendiguchía estableció en el comunicado que se da por "concluida esta página en la vida de Chiapas". El pasado martes 13, agentes de la PGJE y de la Secretaría de Seguridad Pública y Protección Ciudadana (SSPyPC) que custodiaban la residencia privada de uno de los hermanos, donde permaneció en “reclusión domiciliaria” desde el pasado 28 de septiembre, levantaron la vigilancia y el equipo de monitoreo para escuchar y videograbar todo los movimientos de quienes ingresaban y salían del lugar. Salazar Mendiguchía, quien fungió como gobernador de Chiapas de 2000 al 2006, fue capturado por orden del juez tercero del ramo penal el 7 de junio de 2011 EN Cancún, Quintana Roo. En un primer momento se le abrió el proceso penal 96/2011, derivado de las investigaciones iniciadas en febrero de 2009 por los delitos peculado, ejercicio indebido del servicio público, abuso de funciones públicas, abuso de autoridad y asociación delictuosa. El exgobernador y 54 de sus colaboradores fueron acusados de malversar alrededor de 104 millones de pesos de un seguro de vida contra riesgos que habían contratado en sus años de servidores públicos y que supuestamente se repartieron al finalizar el sexenio. Ya en prisión, la PGJ le acumuló a Salazar Mendiguchía 11 procesos penales más por diversos delitos, entre ellos desvío de recursos tras el paso del huracán Stan por la costa de Chiapas, la muerte de bebés en Comitán y abuso de autoridad en contra del exfuncionario Florencio Madariaga Granados, quien fue traído de España y recluido en Chiapas durante su gobierno. Después de pasar 15 meses en el penal del El Amate, en un gesto de “benevolencia” se le otorgó, el pasado 28 de septiembre, la “reclusión domiciliaria”. En aquella ocasión se dijo que un juez le otorgó la gracia penal “para ser atendido de un añejo padecimiento de hernia hiatal, cuyos síntomas presentaron un aumento y progresión en los últimos meses, y para el cual no podía recibir la atención médica adecuada dentro del penal”. El 19 de octubre pasado, ya en “reclusión domiciliaria”, Salazar ganó el proceso penal por los 104 millones de pesos que supuestamente había desviado. Mientras estuvo en prisión, el exmandatario escribió varias cartas a su sucesor, Juan Sabines Guerrero, en una de las cuales calificó de “enfermiza” la obsesión en su contra. “Sabines no es ni ha sido valiente. Solo es un hombre valiente aquel que es capaz de dominar sus miedos, y lo que en Chiapas hemos padecido es la paranoia sexenal de su gobernante. Paranoia, por cierto, que vive su fase terminal “Pueblo de Chiapas, no te dejes engañar ni intimidar. Resiste, ya falta menos. Estoy encarcelado por una sola razón: los miedos y rencores de Sabines. Que no le busquen”, escribió en otra misiva. En la última le advirtió: “Desde aquí y ahora, le mando a decir que muy pronto, en igualdad de condiciones, nos veremos en el territorio del no poder”.

Comentarios