Se oponen feministas a que Sedesol absorba a Inmujeres

martes, 20 de noviembre de 2012
MÉXICO, D.F. (apro-cimac).- Defensoras de los derechos femeninos llamaron a las diputadas federales a que detengan la iniciativa de reforma del presidente electo, Enrique Peña Nieto, para que el Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres), actualmente un organismo autónomo descentralizado, se convierta en un apéndice de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol). Se prevé que el proyecto de reforma a la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal, enviado por el priista a la Cámara de Diputados la semana pasada, sea dictaminado este miércoles 21 por la Comisión de Gobernación, presidida por Alejandro Moreno, también del PRI. En entrevista, Martha Tagle, integrante de la agrupación Mujeres en Plural, calificó la situación como “grave y preocupante”, porque, de avanzar la propuesta de Peña Nieto, habría un severo retroceso en los derechos de las mexicanas. Explicó que la iniciativa de reforma no pretende fortalecer las facultades del Inmujeres para implementar las perspectiva de género en las políticas públicas, sino que, por el contrario, lo sectoriza y faculta a la Sedesol para que coordine las acciones a favor de las mujeres. Paralelamente, activistas, académicas, defensoras de Derechos Humanos (DH) y ciudadanía en general, publicaron en el sitio http://www.gopetition.com/petitions/inmujeres-aut%C3%B3nomo-no-dependiente-de-sedesol.html una acción urgente para evitar que el Inmujeres sea un apéndice de una secretaría del Poder Ejecutivo. Hasta el cierre de edición, la acción urgente titulada “Inmujeres autónomo, no dependiente de Sedesol” llevaba recabadas 819 firmas de apoyo. Intento de albazo legislativo En su iniciativa enviada al Congreso, Peña Nieto propone que las instancias federales dedicadas a la atención de las mujeres, la infancia, la juventud y la adolescencia, así como los pueblos indígenas, sean coordinadas por la Sedesol. En su exposición de motivos, el presidente electo argumentó que tales instancias “requieren de su fortalecimiento y aceleración a través de políticas comunes e integrales”, por lo que planteó que la Sedesol evite la dispersión de políticas de atención a grupos específicos de la sociedad mexicana. Martha Tagle, quien fue diputada federal por el partido Convergencia –hoy Movimiento Ciudadano (MC)–, advirtió de la intención del priista de que la iniciativa se apruebe en San Lázaro y el Senado antes del 1 de diciembre, cuando asume el nuevo Ejecutivo federal. “Lo que queremos es que al menos haya tiempo para que se analice y discuta la política de igualdad”, destacó. También lamentó que la vicecoordinadora de Política Social del equipo de transición de Peña Nieto, Rosario Robles, haya convocado mañana a las integrantes de Mujeres en Plural para exponerles la política de igualdad de género del próximo gobierno, cuando ese mismo día estaría dictaminándose la iniciativa del priista y no sería escuchada la voz de las mujeres organizadas. Tagle insistió que la eventual sectorización del Inmujeres le restaría autonomía y la posibilidad de tener un trabajo transversal, para implementar la perspectiva de género en toda la Administración Pública Federal. La actual senadora suplente por el MC explicó que con su iniciativa de reforma el Partido Revolucionario Institucional (PRI) busca un esquema muy parecido al que existió en el Estado de México –durante el mandato de Peña Nieto– con el Consejo de la Mujer y Bienestar Social, que concentró la atención a los considerados “grupos vulnerables” de la población. La también politóloga especialista en temas de género advirtió que se pretende una Sedesol con una política social “asistencialista” que tenga el control de lo que llaman “grupos vulnerables”, a través de programas sociales, es decir desde la lógica en la que siempre ha operado el PRI. Acción urgente En el documento “Inmujeres autónomo, no dependiente de Sedesol”, activistas por los derechos femeninos criticaron la posibilidad de que el Instituto se dedique a “dar apoyos” a las mujeres, “cuando su misión ha sido más trascendente en estos últimos años”. “Sería el retroceso en un camino que ha costado décadas de lucha; con el argumento básico de la pobreza se pretende absorber la agenda de más de la mitad del país; esto es, la de las  mujeres”, alertaron. Entre las firmantes de la acción urgente destacan la investigadora Aimée Vega; las defensoras de los derechos de las mujeres Natividad Cárdenas; Lourdes Barrera; Samantha Mino, y Gloria Tello Sánchez, por mencionar sólo algunas. En contraste, Clara Scherer, especialista en estudios de género y también integrante de Mujeres en Plural, calificó como “positiva” la iniciativa de Peña Nieto, y señaló que lo que resta es esperar a que quien asuma la cabeza del Inmujeres sea una mujer con una amplia y respetable trayectoria en la materia. Agregó que una señal de que los derechos de las mexicanas se respetarán durante la administración entrante sería que Rosario Robles quedara al frente de la Sedesol. El 12 de enero de 2001, por decreto presidencial, se creó el Inmujeres con el fin de coordinar y concertar acciones con las instancias federales y estatales para institucionalizar la perspectiva de género en las políticas públicas. La fundación del Instituto era una demanda añeja del movimiento organizado de mujeres.  

Comentarios