Urge Zedillo a cambiar el sistema de justicia en el país

miércoles, 21 de noviembre de 2012
México, D.F., (apro).- El expresidente Ernesto Zedillo, quien enfrenta una demanda civil promovida por 10 presuntas víctimas de la masacre de Acteal, Chiapas, registrada en diciembre de 1997, recomendó a México aprovechar la coyuntura para promover acuerdos que permitan efectuar cambios sin precedentes en el sistema de seguridad y justicia. También dijo que es necesaria la construcción de una firme legalidad, que sea la base de la convivencia económica, social y política, así como el camino más corto para alcanzar el desarrollo que hasta ahora “nos ha eludido”, declaró a la agencia Notimex. Sobre el sistema de seguridad y justicia, aseguró que debe ser uno “que realmente proteja con eficacia el derecho de la gente a la seguridad de su persona y patrimonio, al tiempo que los ciudadanos deben cumplir con las obligaciones que les corresponden ante las instituciones y la sociedad”. Durante la presentación del documental La decisión del presidente: De la nacionalización a la extranjerización de la banca, Zedillo aseguró que es imperativo que el Estado mexicano pueda hacer cumplir cabalmente las reglas para garantizar la convivencia social, más aún por el grado de violencia del crimen organizado. El sistema de seguridad y justicia, subrayó, debe apegarse rigurosamente al principio de igualdad ante la ley, para lo cual ha de contar con reglas justas y transparentes, con sus mecanismos para su aplicación expedita y proteger sin discriminación los derechos propiedad e iniciativa. Añadió: “Una reforma de esta naturaleza atacaría de raíz el problema de dualidad que recae en la insuficiencia de productividad y crecimiento de la economía mexicana, y mucho haría también para impulsar realmente la justicia social”. Insistió: “Es una tarea enorme pero posible, ya que esa construcción institucional no sólo es parte esencial de la respuesta para vencer estructuralmente el gravísimo desafío que la criminalidad ha planteado al Estado, sino que además ayudaría a sortear las serias tempestades que la economía mundial seguirá enfrentando por varios años”. El exmandatario también habló de la necesidad de sumar a los recientes cambios a la Ley Federal del Trabajo, una reforma hacendaria pública y de protección social. Eso, apuntó, dejaría a México bien posicionado no sólo para aumentar significativamente su Producto Interno Bruto (PIB), sino también para disminuir rápidamente la pobreza y corregir la desigualdad. “El círculo virtuoso se completaría con reformas que permitan mucho más competencia en todos los sectores económicos de la economía, incluyendo aquellos donde el Estado mantiene una posición monopólica”, manifestó el expresidente. Sobre ese punto, ayer durante su participación en el acto organizado por el Centro de Estudios Espinosa Yglesias, señaló que las reformas en materia hacendaria, de seguridad social y contra los monopolios, incluidos los que posee el Estado, “constituyen temas políticamente muy controvertidos, a los que se oponen los beneficiarios del orden establecido”. Asimismo, Zedillo manifestó que “los beneficiarios del orden existente siempre se opondrán a la afectación de sus intereses y pueden hacerlo mediante una retórica que presente las necesarias reformas como amenazas al bienestar de la población”. Y aseguró que entre los factores que actúan contra la productividad en la economía mexicana destaca el hecho de que gran parte de la fuerza de trabajo se emplea en el sector informal, donde la productividad por persona ocupada es baja. Y aun en el sector formal el grado de competencia es insuficiente para elevar la productividad, aseguró. “Hay un círculo vicioso que impide la creación de empleos bien remunerados en el sector formal que estén sustentados en la productividad, lo que obliga a las personas a emplearse en el sector informal”. Esa situación, sostuvo, ha motivado que el Estado cree algunos programas sociales que se financian con cargo a quienes pagan impuestos, con lo que el empleo formal se penaliza y el informal se promueve.

Comentarios