Se frustra firma del "Pacto por México"; "no está cancelado", aseguran PRI, PRD, PAN

jueves, 29 de noviembre de 2012
MÉXICO, D.F. (apro).- Luego de frustrarse la firma del Pacto por México antes de que el priista Enrique Peña Nieto tomará posesión, los dirigentes nacionales del PRI, PAN y PRD aseguraron que el acuerdo no está cancelado y que buscarán dirimir diferencias después del 1 de diciembre. En conferencia de prensa, el presidente nacional del PAN, Gustavo Madero, señaló que hicieron un esfuerzo para empujar un acuerdo nacional “que ponga por encima los intereses de la nación”, pero aceptó que “todavía no tiene fecha para ser firmado”. Según él, el pacto no está cancelado. Por el contrario, aceptó que “nos pone en un momento histórico para impulsar las grandes reformas que México necesita”. A su vez, el perredista Jesús Zambrano manifestó que después de la calificación de la elección presidencial, en su partido acordaron atenerse al mandato de las instituciones porque, dijo, “ninguna fuerza por sí sola podrá imponer cambios en el país”. Luego de manifestar que es imposible “desdeñar” el capital político conseguido en la elección del pasado 1 de julio, sostuvo que ha llegado el momento de empezar un nuevo capítulo en la historia. “Los grandes acuerdos sólo podrán darse con el esfuerzo común de las principales fuerzas políticas. Hoy la reconciliación nacional debe ponerse sobre la mesa. La gente pide negociaciones de nuestra parte”, aseguró. Zambrano reconoció las tensiones internas en el PRD, sin embargo, subrayó que es más importante responder a las necesidades de los 16 millones de mexicanos que votaron por la coalición Movimiento Progresista, cuyos dirigentes, por cierto, no estuvieron representados en la conferencia. Prosiguió el perredista: “Nuestro deber es por el bien del país, no para atender y quedar atrapados en la lógica de las disputas internas. No desdeño la necesidad del consenso, pero, frente a eso, si hay que escoger, escojo el bienestar del país y la construcción de los grandes acuerdos que México necesita, y por eso estamos hoy aquí para confirmar y ratificar nuestra decisión de seguir trabajando en un gran acuerdo nacional que beneficie a la nación, y que podamos lograr la mayor unidad posible de todas las fuerzas que estén dispuestas a caminar por este sendero”. Asimismo, advirtió que “no voy a ser sujeto de chantajes ni me voy a prestar a ellos. Estoy porque consolidemos al PRD como un partido de izquierda, responsable consigo mismo y con el país”. Esta es, prosiguió, la izquierda reformadora, la que quiere el desarrollo del país, esta es la izquierda que reconoce la necesidad de que, para poder avanzar de una manera sustantiva en los grandes ejes que están contenidos en la propuesta de acuerdo político, solamente se puede dar sobre la base del concurso de todos. En su oportunidad, el líder nacional priista, Pedro Joaquín Coldwell, quien siempre se refirió a la firma del acuerdo como “el mandato de nuestro presidente Enrique Peña Nieto”, celebró la presencia de panistas y del líder perredista. Sobre todo de este último porque significa que –acentuó-- ha avanzado en confrontaciones y disensos con la oposición de su partido. Por su parte, el coordinador general del equipo de transición de Peña Nieto, Luis Videgaray, señaló que el siguiente paso es lograr los acuerdos con los inconformes, es decir, con las corrientes perredistas que el pasado miércoles 28 tumbaron el acuerdo nacional. A su vez, Miguel Ángel Osorio Chong, coordinador general de Política y Seguridad del equipo de transición, afirmó que convocaría “a otras fuerzas políticas”, sin puntualizar a cuáles, para que “no sólo validen, sino que se incorporen a las reformas que requiere el país”.

Comentarios