Con poemas, miniinforme y brindis, se despide Calderón

viernes, 30 de noviembre de 2012
México, D.F. (apro).- En su último acto como Presidente de México, a unas horas de entregar el poder a su sucesor, Enrique Peña Nieto, Felipe Calderón dirigió un mensaje a dignatarios extranjeros y poderosos hombres de negocios, en Palacio Nacional. Como prometió una y otra vez, hasta el último minuto de su mandato, Calderón convocó a una cena en la sede del Poder Ejecutivo que, con los fastos presidenciales, le permitió robar cámara por última vez, antes de concluir su cargo. El mensaje, programado a las 8:00 de la noche se retrasó durante una hora, pues en el Salón Presidentes, un cuadro de Felipe Calderón fue colocado en una ceremonia privada a la que asistió Felipe de Borbón, el Príncipe de Asturias. De hecho, sólo el príncipe español fue mencionado en la salutación de Calderón que se limitó a mencionar en general a primeros ministros, presidentes, jefes de gobierno y cuerpo diplomático. En una arenga recargada de datos sobre economía, seguridad, salud e infraestructura, Calderón presumió dejar un país en las siguientes condiciones: “Los recibe un México donde prevalece una democracia plena, con una pluralidad vigorosa de partidos políticos, con una absoluta libertad de prensa, con plena separación de poderes independientes y equilibrados”, dijo. Como vino haciendo en las últimas semanas, Felipe Calderón mencionó que había logrado vencer la crisis económica, la pandemia y la violencia del crimen organizado. También hizo un repaso histórico sobre la importancia de Palacio Nacional, habló de la cultura mesoamericana, del cruce de civilizaciones y hasta recitó el Poema a Ítaca, de Cavafis, aquel que dice que “cuando te encuentres rumbo a Ítaca, ruega que el viaje sea largo, lleno de aventuras y lleno de experiencias". Según él, eso fue lo que vivió en su presidencia. Con otras citas y el agradecimiento a los visitantes extranjeros, Calderón concluyó su mensaje, el último como Presidente de México, convocando a un brindis: “Brindo por su bienestar y felicidad personales, por el bienestar y la prosperidad de sus pueblos, y brindo por el bienestar y la prosperidad de esta gran Nación, que es nuestro querido México. Salud!”.

Comentarios