Burócrata de Nuevo León, en nómina zeta como 'halcón' y 'estaca'

miércoles, 7 de noviembre de 2012
MONTERREY, N.L. (apro).- Un empleado del municipio de Benito Juárez, quien también prestaba sus servicios al cártel de Los Zetas, confesó su participación en la desaparición del director de Policía de Apodaca y de 10 de sus escoltas en abril del año pasado. Jorge Domene Zambrano, vocero de Seguridad, presentó a José Guadalupe Valdez Perales, Lupe La Vaca, de 37 años, quien trabajaba en el departamento de Auxilio Vial de ese municipio ubicado 20 kilómetros al oriente de Monterrey. El extrabajador municipal detenido el pasado 22 de octubre dijo a las autoridades que desde hace tres años colaboraba con Los Zetas en esa localidad. Refirió que inicialmente recibía 3 mil pesos mensuales por fungir como “halcón” y que luego desempeñó la función de ‘estaca’ del grupo criminal por lo que devengaba 10 mil pesos. Lupe La Vaca reveló que un grupo de Zetas secuestró el 28 de abril de 2011 al director de la Policía de Apodaca, Milton Alvarado Rojas, así como a 10 de sus escoltas por motivos que no han sido aclarados. Los Zetas encomendaron a Valdez Perales deshacerse de dos camionetas Ram en las que presuntamente se transportaban los policías. También le indicaron retirara los logos a las unidades. Domene dijo que el detenido condujo a elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones (AEI) a una brecha denominada camino a Palo Blanco, en el fraccionamiento Los Huertos, de Benito Juárez, donde, presuntamente fueron sepultados los cadáveres de los uniformados masacrados. En el lugar, los agentes periciales encontraron restos óseos que, hasta ahora, corresponden únicamente a dos personas, aunque son analizados para determinar si se trata de los policías desaparecidos. Además, Lupe La Vaca confirmó que fueron sicarios de Los Zetas, quienes asesinaron al regidor del PRD en Benito Juárez, Tomás Betancourt Gaitán, el 30 de junio de este año, un día antes de las elecciones federales. El que disparó contra el edil fue un hombre identificado como El Coy, abatido el 7 de octubre anterior en ese mismo municipio, en un enfrentamiento con elementos ministeriales. Entre otros delitos que confesó Valdez Perales destaca el asesinato de la propietaria de un puesto de tacos, en Guadalupe, quien fue secuestrada el 18 de julio y luego masacrada porque sus familiares únicamente entregaron 90 mil pesos de los 200 mil que sus captores exigían como rescate. Al excolaborador de Los Zetas también le fueron decomisados una camioneta Van, ocho envoltorios de mariguana y un celular.

Comentarios