En el combate al crimen organizado se debe privilegiar a las víctimas: Óscar Naranjo

jueves, 8 de noviembre de 2012
MONTERREY, N.L. (apro).- La política de seguridad en México debe verse como una iniciativa de Estado que privilegie la protección a las víctimas en lugar de aportar únicamente estadísticas de disminución de delitos, afirmó Oscar Naranjo Trujillo, exdirector de la Policía Nacional de Colombia y asesor de Enrique Peña Nieto en la materia. “Me parecería que se avanzara de manera mecánica disminuyendo estadísticas, logrando más capturas, aprehensiones, decomisos, confiscaciones; pero la verdad es que esos resultados, lejos de legitimar la política, la convierten en un fin en sí misma”, dijo. Durante el encuentro del XV Congreso de la Unión Social de Empresarios de México (Usem) al que acudió como conferencista invitado, el asesor de seguridad de Enrique Peña Nieto, presidente electo de México, dijo que es necesario adoptar medidas contra la violencia que solucionen los problemas de manera definitiva. “Lo que hace que una política en seguridad sea trascendente es asegurar que no haya repetición de violencias que afecten a nuevas víctimas. Debe renovarse el pacto social que asegure derechos y libertades”, dijo durante la presentación de su conferencia Desarrollo Ético como fundamento de la seguridad pública. El especialista en seguridad se mostró confiado en que el país superará pronto esta etapa de violencia por la que atraviesa. “Estamos en tiempo y espacio, justo y necesario para decirle al mundo que la violencia no tendrá futuro en México y que la vida triunfará sobre la muerte”, puntualizó. El problema de la seguridad debe contener una visión humanista que no únicamente distinga entre buenos y malos ciudadanos, añadió. “Este no es un problema entre la autoridad contra los delincuentes. El asunto de la seguridad es realmente un Estado que compromete a cada ciudadano en la seguridad, de que seguridad sin convivencia es autoritarismo y en la seguridad de que convivencia sin seguridad es simplemente una utopía que transita a la anarquía”, afirmó ante empresarios en un hotel de San Pedro. El exjefe policíaco, quien en su tiempo fue llamado el mejor policía del mundo, consideró que la política de seguridad tiene que asegurarse de contener una visión de Estado y no una percepción parcial de un determinado partido. “Una política de seguridad pública para México debería entenderse como una política de Estado, no como una política de gobierno o de partido, con lo cual esa política de seguridad deberá tener un carácter incluyente, de sostenibilidad en el tiempo y de reconocimiento con los esfuerzos del pasado”, dijo. Naranjo llamó a las autoridades mexicanas a percatarse del papel que tiene el país en América Latina, pues la violencia que impacta en México afecta a la región. “La violencia no es exclusiva de México, es problemática global. De ahí que el mensaje al mundo es que México no es el problema, sino parte de la solución”, señaló.

Comentarios