Conflicto en la UACM, sin visos de solución

viernes, 9 de noviembre de 2012
MÉXICO, D.F. (apro).- A 73 días del paro de actividades en la Universidad Autónoma de la Ciudad de México (UACM) autoridades y paristas no parecen dispuestos a encontrar una salida al conflicto que ayer subió de nivel con la toma de las instalaciones administrativas, con el consecuente riesgo que de en cualquier momento brote la violencia. Y es que con el último suceso registrado la tarde del pasado jueves 8. –la toma de la sede administrativa en la colonia del Valle--, cerca de 2 ml trabajadores corren el riesgo de no cobrar su quincena y amenazan con recuperar por la fuerza el inmueble. "Ayer no nos cayó nuestro pago. Somos mil 700 trabajadores afectados y estamos muy molestos" explicó Rosa Álvarez, trabajadora de la UACM. Inconformes que dicha situación, los trabajadores decidieron bloquear la avenida Eugenia y amagaron con recuperar por la fuerza las instalaciones. Para evitar algún choque, arribaron a dicho sitio elementos del cuerpo de granaderos. Los paristas se encuentran dentro de las instalaciones administrativas e informaron que permanecerán de forma indefinida en huelga. Entre sus peticiones destacan la renuncia de la rectora Esther Orozco, respeto a la autonomía y la instalación del tercer consejo universitario. Sin embargo, Orozco no cede. En entrevista con MVS Noticias, la rectora de la UACM, Esther Orozco, dijo que la toma de las instalaciones administrativas de esa casa de estudios fue perpetrada por “un grupo minoritario, que está empeñado en tomar la universidad como ariete político” y acusó que sus opositores financian a grupos para agredir a los universitarios. Sin embargo, reconoció que no tiene pruebas de ello. “Lo supongo, pero no hay otra forma de explicarlo”, dijo. La rectora aseguró que las personas que ingresaron a la sede administrativa portaban palos y tubos y agredieron a estudiantes y profesores que se encontraban en el interior del edificio, ubicado en Eugenia y División del Norte, y único que no había sido tomado desde que comenzó el paro en la Universidad. Orozco recalcó que sí firmó los llamados Acuerdos de Casa Lamm respecto a la instalación del Consejo Universitario, por lo que dijo no entender qué quieren los paristas. Sugirió que podría ser una forma “de presionar al jefe de gobierno entrante para lograr posiciones”. Respecto a la toma de la sede administrativa, hecha por supuestos estudiantes paristas, aseguró que ella no se encontraba refugiada, sino que estaba trabajando en la oficina de la coordinadora académica de esa casa de estudios. Reiteró que el “pequeñísimo grupo” de opositores usa la violencia y las acusaciones sin pruebas como sus “armas”. Orozco insistió en que está abierta al diálogo y al debate, pero que primero los paristas tienen que entregar las instalaciones, a fin de realizar el pago de salarios a los trabajadores, que no se pudo concluir ayer, aseguró. De su lado, Roberto López, estudiante de Filosofía de la UACM, plantel San Lorenzo Tezonco, aseguró en el mismo espacio que la rectora de esta casa de estudios falta a la honestidad al omitir que el grupo a fin a las autoridades universitarias, denominado “Red”, agredió a dos estudiantes que apoyan a los inconformes. López afirmó que el grupo universitario está dispuesto a dialogar con las autoridades, pero les pidió que “reconozcan que cometieron un error” y que estén dispuestos a instalar a un tercer consejo universitario para llegar a acuerdos. El estudiante aseguró que de parte del grupo disidente no habrá lugar a la violencia, al tiempo que aclaró que ninguna figura política se encuentra detrás de ellos, al aludir a las declaraciones de las autoridades sobre un supuesto apoyo del excandidato a la presidencia de México, Andrés Manuel López Obrador, a la disidencia. Señaló que la demanda del movimiento estudiantil es el respeto al modelo educativo de la UACM que, a su decir, la rectora ha transgredido, a través del Consejo Universitario. Y reiteró que su exigencia es que regrese la legalidad y la vida institucional a la casa de estudios. También pidió que se dé legitimidad a los consejeros universitarios, “que democráticamente fueron electos”. Condenan toma Las autoridades universitarias condenaron enérgicamente la toma de las instalaciones administrativas por parte de un grupo aproximado de 100 paristas que desalojaron violentamente a estudiantes, profesores y trabajadores que se encontraban dentro del inmueble ubicado en la colonia Del Valle. En un comunicado, dicho centro de estudios que se encuentra en paro desde hace 73 días, refiere que aproximadamente a las 19:40 horas del pasado jueves 8, un grupo de paristas encapuchados, algunos de ellos miembros de la comunidad universitaria, ingresaron al edificio con palos y tubos, y retuvieron durante 20 minutos a la rectora Esther Orozco, y su equipo de colaboradores antes de permitirles salir del edificio. De acuerdo con el parte informativo, los paristas rompieron con tubos la puerta de vidrio de la entrada principal del inmueble, donde colocaron mesas y sillas como barricadas, mientras que en el estacionamiento movieron las camionetas, propiedad de la UACM, para bloquear el paso. Mientras recorrían piso por piso, agrega la UACM, los paristas encabezados por Carlos Villanueva y Roberto López destruyeron puertas y ventanas y, entre amenazas e insultos, desalojaron el edificio. Durante la irrupción de los paristas, en el tercer piso se encontraban estudiantes de la Red Estudiantil en Defensa de la Educación, quienes fueron golpeados al punto de que algunos de ellos requirieron atención médica. Según las autoridades universitarias, la toma del edificio impidió que la Tesorería liberara el pago a mil 810 trabajadores. Luego de los hechos, el abogado general de la UACM, José de Jesús Izquierdo, interpuso una denuncia en la agencia octava del Ministerio Público por los presuntos delitos de despojo, lesiones y lo que resulte. Por la tarde, integrantes del Consejo Universitario de la UACM aprobaron un acuerdo para pedir formalmente al gobierno capitalino recuperar y resguardar todos los planteles y sedes hasta que el conflicto acabe. En una sesión efectuada en la Casa Talavera, la propuesta fue aprobada por 17 votos a favor, 5 en contra y 2 abstenciones. Aunque la rectora Esther Orozco dijo no estar de acuerdo con esta petición debido a que consideró que se debían agotar otros caminos, la mayoría de los integrantes del órgano de gobierno universitario apoyaron realizar la solicitud. La petición, explicaron, será presentada este mismo viernes al Ejecutivo local. Por su parte, el subsecretario de Gobierno del DF, Juan José García Ochoa, informó que el próximo martes se instalará una mesa de diálogo con los paristas para resolver el conflicto. En entrevista con Ciro Gómez Leyva en Radio Fórmula, García Ochoa dijo que “era muy importante que estas instalaciones fueran entregadas sobre todo porque el tenerlas tomadas ya implica otro problema, que es la imposibilidad de pagar a los trabajadores” Sobre la entrega de instalaciones y la mesa de diálogo que intentan establecer comentó: “Hoy en la mañana nos dijeron, después de discutirlo toda la noche, que no entregarían estas instalaciones pero que sí estarían dispuestos a sentarse en una mesa. Entonces, estamos preparando en estos momentos una propuesta que más tarde en la noche se la vamos a llevar en el formato de cual sería nuevamente la mesa de dialogo que instalaríamos el martes”, apuntó el funcionario. Además, dijo que la principal demanda de los paristas es que se instale el Consejo Universitario y que no han planteado propiamente como un tema de diálogo la renuncia de la rectora. Y apuntó que el GDF no usará la fuerza pública contra la comunidad para la liberación de los planteles ya que “es un conflicto que tienen que resolver los universitarios no el gobierno de la Ciudad”.

Comentarios