La PGR da revés a la SSP: va contra policías federales por caso Tres Marías

viernes, 9 de noviembre de 2012
MÉXICO, D.F. (apro).- Con la consignación penal de 14 elementos de la Policía Federal (PF) implicados en el caso Tres Marías, la Procuraduría General de la República (PGR) desarmó la versión construida por la Secretaría de Seguridad Pública federal, en el sentido de que el ataque a los tripulantes de la camioneta diplomática --dos agentes de la CIA y un elemento de la Marina-- estuvo precedido de la persecución contra un grupo de secuestradores que supuestamente habían plagiado a un funcionario del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH). La madrugada de este viernes, la PGR informó que el Ministerio Público de la Federación, adscrito a la Subprocuraduría de Control Regional, Procedimientos Penales y Amparo, obtuvo la orden de aprehensión en contra de los 14 federales acusados de los presuntos delitos de homicidio calificado en grado de tentativa y daño en propiedad ajena. “Los elementos policiacos consignados intentaron privar de la vida a dos funcionarios de la Embajada de Estados Unidos en México y a un elemento de la Secretaría de Marina Armada de México que viajaban en una camioneta Toyota, tipo Land Cruiser, color negra”, precisó en un comunicado. Luego de conocer la consignación, Enrique Rustic Mondragón Huerta, uno de los abogados de los policías, señaló que durante los 80 días de arraigo a que fueron sometidos los federales, solicitaron varias diligencias y el careo con los estadunidenses, pero no le fueron permitidas a la defensa contra las acusaciones contra sus clientes. Además, el abogado insistió en la versión de la SSP al señalar que la maniobra de los federales se trató de una confusión debido a que marcaron el alto a la camioneta y ésta no se paró, por lo que pensaron que llevaban a una persona secuestrada y persiguieron al vehículo. Asimismo, adelantó que este mismo viernes solicitarán un amparo, debido a que la medida adoptada por la PGR afecta el derecho al debido proceso y defensa de sus clientes. En su comunicado difundido esta madrugada, la PGR detalló que el blindaje del vehículo diplomático impidió que sus ocupantes perdieran la vida, ya que recibió 152 impactos de arma de fuego. En su totalidad, argumentó, las armas utilizadas corresponden a las de los policías consignados, “quienes durante los hechos se transportaban en vehículos particulares de su propiedad e iban vestidos de civil, sin embargo, al ser presentados ante el agente del Ministerio Público de la Federación lo hicieron uniformados y a bordo de las patrullas que tenían bajo su resguardo, alentando así el ocultamiento de los vehículos que tenían y simulando una circunstancia que resultó ser falsa”. La determinación de la PGR echó por tierra la postura oficial de la SSP en torno del caso. A través de su comisario general, Luis Cárdenas Palomino, la dependencia sostuvo que el día del ataque a los agentes de la CIA los policías se encontraban realizando un operativo para detectar a una banda de secuestradores que horas antes había privado de la libertad a Salvador Vidal Flores Pérez, director de protocolo del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH). A continuación se reproduce el reporte oficial presentado en aquella ocasión por los federales agresores: “A consecuencia de dicho reporte (de plagio) y con la finalidad de implementar acciones tendientes a reducir los índices de robo a automóviles y secuestro en la zona conocida como Tres Marías, en los límites del Distrito Federal y el estado de Morelos, se implementó un operativo, mediante el cual los elementos de la Policía Federal realizaron recorridos de vigilancia y acciones de supervisión tendientes a inhibir y disuadir la comisión de delitos”. Según la versión de los oficiales, el operativo se llevó a cabo con la participación de personal de las coordinaciones estatales de Morelos y el Distrito Federal. De acuerdo con las declaraciones de los elementos de la PF, alrededor de las 07:30 del 24 de agosto, al ir circulando por una brecha, notaron la presencia de dos vehículos: un Tsuru blanco sin placas y una camioneta blindada Land Cruiser con placas diplomáticas BCM-242, expedidas por la Secretaría de Relaciones Exteriores. “Considerando las características de la camioneta, el tipo de terreno donde se encontraba (lugar de difícil acceso) y atendiendo a las condiciones en que se produjeron los hechos con el integrante del INAH, los elementos de la Policía Federal presumieron que podría tratarse de un vehículo que acababa de ser robado, el cual estaba siendo resguardado por el vehículo Tsuru. “Con motivo de lo anterior, dieron alcance a los vehículos, marcándoles el alto; sin embargo, los tripulantes de las unidades hicieron caso omiso y continuaron su marcha entre diversas brechas”, según el reporte de la SSP. “Al hacer maniobras para dar alcance a los vehículos se realizaron disparos con la finalidad de lograr que los automóviles detuvieran la marcha. “La camioneta con placas diplomáticas detuvo la marcha al llegar a la carretera federal México-Cuernavaca, cuando uno de los neumáticos explotó, mientras que el Tsuru tomó una dirección distinta. “De forma posterior al evento, se tuvo conocimiento de que la camioneta Land Cruiser, con placas diplomáticas, era tripulada por tres personas; el conductor responde al nombre de Fabián Molino Yera (capitán de la Marina que vestía de civil) y dos personas de nacionalidad estadunidense, de 62 años de edad y de 49 años. “Como consecuencia de los hechos descritos, los dos estadunidenses resultaron heridos, por lo que fueron trasladados para su atención al Hospital Inovamed, ubicado en Cuauhtémoc 305, colonia Lomas de la Selva, en Cuernavaca, Morelos”. El reporte de la Secretaría de Seguridad Pública, que recuerda los montajes encabezados por su titular, Genaro García Luna, fue completamente deshilvanado este viernes por la PGR, que determinó consignar a los federales que participaron en el operativo del 24 de agosto en el kilómetro 50+500 de la carretera federal México-Cuernavaca, en las inmediaciones de Hitzilac, Morelos. En el comunicado, la PGR omitió proporcionar nombres de los acusados, pero detalló que entre las personas consignadas al juez penal federal se encuentra un empleado administrativo adscrito a la Estación Tlalpan de la Policía Federal, quien sin contar con permiso de portación de arma de fuego aceptó haber acudido al lugar de los hechos portando el arma larga de uno de sus compañeros. Esta persona, añadió, es probable responsable del delito de Portación de Arma de Fuego de Uso Exclusivo del Ejército, Armada y Fuerza Aérea. También fue consignado un elemento de la Policía Federal por su probable responsabilidad penal en la comisión del delito de falsedad en declaración ante autoridad distinta de la Judicial. En un principio, precisó, esta persona no fue puesta a disposición del Ministerio Público de la Federación, y al ser presentada a declarar, bajo protesta de decir verdad, negó en diversas ocasiones su participación en los hechos, misma que fue demostrada durante las actuaciones ministeriales. Otros cinco elementos de la Policía Federal fueron consignados por su probable responsabilidad en la comisión del delito de encubrimiento, al haber permitido que los probables responsables se retiraran del lugar de los hechos. (Con información de Patricia Dávila)

Comentarios