Multinacional desestima amparo y anuncia que seguirá con parque eólico

lunes, 10 de diciembre de 2012
OAXACA, Oax. (apro).- La multinacional Mareña Renovables señaló que pese al rechazo de organizaciones sociales, la construcción de un parque eólico en los municipios de Santa María y San Dionisio del Mar, en el Istmo de Tehuantepec, sigue firme. La empresa continuará con el proyecto porque “no nos gustan los chantajes”, afirmó la gerente de relaciones gubernamentales de la multinacional, Edith Ávila Romo. “No nos doblan los chantajes, son muy identificables los chantajes que estamos recibiendo y sabemos de dónde vienen y nos ponen en alerta, no solamente a Mareña, sino a las empresas y otras cámaras, porque cuestionan lo que está pasando en el Istmo”, puntualizó. Añadió: “Los ataques particulares –focalizados hacia la empresa, y en temas específicos–, a pesar de ofrecer el diálogo, generan desconfianza en otras empresas, porque cuando quieran invertir lo dudarán”. Ávila Romo detalló que Mareña Renovables es controlada por el Fondo de Infraestructura Macquarie, junto con la japonesa Mitsubishi Corporation y la holandesa PGGM. “Este proyecto empezó con un voto de confianza del gobierno holandés y del gobierno mexicano, y con ellos hay un grupo de 15 bancos, entre otros el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), que aprobó un préstamo de hasta mil 100 millones de pesos mexicanos para la construcción de un parque eólico de 396 megavatios en el estado mexicano de Oaxaca”, subrayó. Durante una exposición ante la prensa en torno de las bondades del parque eólico, la representante de la empresa se negó a emitir alguna opinión respecto del amparo que concedió el juez séptimo de Distrito, Isaías Corona Coronado, a la comunidad indígena Ikojts de San Dionisio del Mar, donde ordena la “suspensión” de actos reclamados por la instalación del parque eólico en la Barra Santa Teresa. Ávila Romo manifestó que aún no han sido notificados y, por lo tanto, no puede emitir ningún posicionamiento al respecto. “Sólo se tiene información que se ha divulgado en algunos medios, por lo cual no tenemos alguna postura que compartir. Cuando se tenga, se emitirá el comunicado”, atajó. Lo que sí destacó es que desde un principio el gobernador Gabino Cué se mostró a favor del proyecto, a tal grado que –dijo– lo incluyó en una de sus líneas de política pública y dentro de su plan estatal de desarrollo, donde se encuentra el rubro del fomento a las energías renovables. Hizo hincapié en que el gobernador tiene prevista una captación de 7 mil millones de pesos como inversión directa para la energía eólica, y el proyecto de Mareña, por sí solo, representa 14%, sostuvo. “Sabemos que es un gobierno enfocado a la conciliación y la negociación, y eso hace que las decisiones no sean de manera inmediata, como cuando se hacen de manera autoritaria, y no quisiéramos empezar así un proyecto que es humanamente tan rico, que representa cambios tan positivos en las comunidades”, manifestó Ávila, en clara referencia a los recientes enfrentamientos entre grupos contrarios y afines al proyecto. “Creemos en el diálogo, y la mejor entrada a la barra de Santa Teresa es con la aceptación y respaldo de la gente, pero es cuestión de tiempo para que estos particulares (que se oponen) vayan a la baja”, expresó. Y remató: “Todo lo que tiene que ver con relaciones humanas, como las negociaciones con comunidades o particulares, tienen un tiempo distinto al tiempo de planos o rutas críticas financieras. Sabemos y respetamos esos tiempos, no estamos cansados, no estamos exasperados, continuamos”. Además, señaló que Mareña Renovables no tiene vínculos con el extinto exsecretario de Gobernación, Juan Camilo Mouriño; el expresidente Felipe Calderón, ni con el exgobernador de Oaxaca, Diódoro Carrasco Altamirano. Ninguna de estas familias es parte del grupo de inversionistas del Parque Eólico San Dionisio, afirmó. El BID aprobó un préstamo de hasta mil 100 millones de pesos para el proyecto en el Istmo de Tehuantepec, que permitirá expandir el suministro de energía renovable en México y reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. Según un comunicado difundido en días pasados, el mayor parque eólico de México y uno de los más grandes de América Latina se construirá en la región oaxaqueña de La Ventosa, una de las zonas con mejores recursos eólicos del mundo. La planta, apuntó, suministrará energía a subsidiarias y miembros de Fomento Económico Mexicano, S.A. de C.V. (FEMSA), y Cervecería Cuauhtémoc Moctezuma (CCM-Heineken), bajo 33 acuerdos de autoabastecimiento, que permitirá ahorrar aproximadamente 10% de los costos totales de energía. El proyecto consiste en la construcción de 132 torres con aerogeneradores y una línea de transmisión de 52 kilómetros que conectará el parque con la red eléctrica. Además, se prevé una reducción de emisiones de dióxido de carbono en hasta aproximadamente 1 millón de toneladas por año.

Comentarios