Dan de baja a 120 mandos y agentes policiales en Coahuila

miércoles, 19 de diciembre de 2012
MÉXICO, D.F., (apro).- La destitución masiva de mandos medios y altos de la policía en el estado de Coahuila –unos 120 oficiales-- desencadenó hoy paros de labores intermitentes en distintos destacamentos, principalmente en la capital, Saltillo, y en Torreón. A pesar de que el secretario de seguridad pública de esa entidad norteña, Gerardo Villarreal, negó que los agentes se hayan negado a cumplir con su deber, reportes oficiales indican que en algunos municipios sí se registraron paros laborales. En declaraciones a la prensa local, Villarreal confirmó la baja de 80 agentes en Torreón y de 40 más en la región sureste. El funcionario policiaco aclaró que se trata de un proceso de depuración en la corporación, sobre todo de aquellos agentes que no cumplen con los lineamientos de control y confianza, como lo establece el Sistema Nacional de Seguridad Pública. También subrayó que en el caso de los 80 policías despedidos hasta el momento, se les liquidará conforme a la ley y sin ningún problema. La limpia en las distintas corporaciones policiacas del estado comenzó esta mañana con el despido del director y tres comandantes, así como  40 elementos de la Policía Operativa del Estado (POE). Fue alrededor de las 9:00 de la mañana cuando trascendió que en Saltillo se dispuso la baja del jefe policiaco Guillermo Enrique Flores Sánchez, además de tres de los comandantes, entre ellos uno de apellido Torres. Fuentes policiacas informaron que fue a temprana hora cuando "el inspector comisario" Rubén Delgado Sánchez le notificó al director de la Operativa del Estado que estaba dado de baja, argumentando que "hace dos años no pasó los exámenes de control de confianza”. Ante lo ocurrido, el personal de los distintos destacamentos, sobre todo el de Saltillo y Torreón, se declaró en paro de labores lo que causó malestar al inspector comisario Delgado Flores, que amenazó con "correrlos a todos en bola". Tanto el director Flores Sánchez como los comandantes y los aproximadamente 40 agentes, se negaron a firmar el oficio de la baja. Los elementos cesados indicaron que las intenciones son las de desaparecer a la Policía Operativa para darle mayor impulso a la Policía Estatal Acreditable, cuyos elementos en Torreón denunciaron públicamente la falta de armas adecuadas, de servicio médico, de gastos médicos mayores, del pago del bono de 70 mil pesos por el curso al que se sometieron y diversas anomalías más.

Comentarios