Mario Villanueva quedará libre entre octubre y noviembre, prevé su hijo

viernes, 10 de febrero de 2012
CHETUMAL, Q. Roo (apro).- El alcalde de Othón P. Blanco, Carlos Mario Villanueva Tenorio, hijo del exgobernador Mario Villanueva Madrid, adelantó que su padre, preso desde hace más de dos años en una cárcel de Estados Unidos –donde es juzgado por delitos relacionados con el narcotráfico– recobrará su libertad en octubre o noviembre próximos. Ante los rumores que se dejaron correr hace unos días en la entidad sobre la inminente liberación del exmandatario, quien fue extraditado a Estados Unidos para ser juzgado por los mismos delitos de los que se le exculpó en México tras permanecer encarcelado nueve años, su hijo comentó sobre la posibilidad de que su padre recupere la libertad: “Mi padre va a salir, pero no en los próximos días como se ha dicho, sino hasta octubre o noviembre; y estamos valorando la posibilidad de que se quede unos dos meses más en Estados Unidos, porque el cambio será drástico, después de permanecer tantos años recluido en la cárcel y poder salir a la calle”. El edil confirmó que se ausentó varios días del país para visitar a su padre en Nueva York, a donde viajó en compañía de su madre, Isabel Tenorio, y su hermana Maritza. Aseguró que las audiencias del juicio están por reanudarse y, hasta el momento, la corte federal de Manhattan, en Nueva York, no ha podido probar nada de lo que se acusa al exmandatario, pues son los mismos elementos y testigos con los que se le juzgó en México. En entrevista, Villanueva Tenorio adelantó también que su familia solicitará al gobierno federal la reparación de los daños que sufrieron los bienes que le fueron incautados a su padre, los cuales les fueron devueltos en enero pasado, aunque severamente deteriorados. Dijo que durante los 12 años que los bienes estuvieron incautados, su familia tuvo que pagar a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) una renta para poder seguir habitando su casa en Chetumal, un rancho conocido aquí como El Mostrenco. “En mi caso, estuve pagando en los últimos 10 años entre 12 y 14 mil pesos mensuales por vivir en el Rancho Mostrenco (una de las propiedades incautadas en Chetumal), donde mi padre me nombró apoderado legal y seguramente ese recurso o parte de él podremos recuperarlo”, consideró. Villanueva Tenorio añadió que a ninguna de las otras propiedades se les dio mantenimiento y comentó que, además, en el caso del rancho Hopelchén que posee el exgobernador en el municipio campechano del mismo nombre, “ni la maquinaria ni los huesos del ganado aparecieron”. Dijo que contrataron un peritaje para evaluar el monto de los daños que sufrieron las propiedades que les fueron devueltas, con el fin de solicitar su reparación.