Detecta ASF un "gran número de irregularidades" en la cuenta pública de 2010

miércoles, 15 de febrero de 2012
MÉXICO, D.F. (apro).- La Auditoría Superior de la Federación (ASF) detectó un “gran número de irregularidades” en la cuenta pública de 2010, entre ellas el uso de documentos apócrifos, especulación en bolsa con recursos federales, programas agrarios que no cumplieron con sus objetivos e incluso contrataciones de servicios por miles de millones de pesos. Al entregar a la Cámara de Diputados la revisión de la cuenta pública 2010, el auditor superior de la Federación, Juan Manuel Portal, informó que se elaboraron diversas “denuncias de hechos”, de las cuales 53 corresponden al área de agricultura y tienen que ver con recursos destinados a organizaciones sociales. Se trata únicamente de denuncias “administrativas”, y aunque la ASF está facultada para interponer denuncias penales, no lo hizo. Durante la entrega de su informe, Portal sostuvo que los resultados muestran “la problemática existente en los programas de apoyo y subsidios en sectores como el campo, donde se ha previsto la utilización de intermediarios que no han contribuido, en diversos casos, al establecimiento de medidas de control, transparencia y rendición de cuentas, respecto de la manera en como se utilizan los recursos federales asignados”. Añadió: “Los beneficios de estos mecanismos no son evidentes, y se puede concluir que en alguno de los casos se privilegian fines distintos para los cuales fueron creados los programas, presentándose diversos esquemas mediante los cuales se evade la correcta comprobación de los recursos, como la presentación de documentación presuntamente apócrifa”. El auditor se refirió también al programa de vivienda, y aquí estableció que “se autorizaron inversiones en capitales y bonos de dudosa calidad, por lo que es recomendable la revisión de la legislación, a fin de evitar la especulación con recursos públicos”. Respecto de los recursos utilizados para la “infraestructura”, reveló que “un gran número” de proyectos sufrieron modificaciones que implicaron elevaciones “sustanciales” de los montos o aumento en los plazos de contratación, como fue el caso de la llamada “estela de luz”. A pesar de todas las irregularidades detectadas por el auditor, existen casos emblemáticos de obras o acciones realizadas en 2010 de las que no hizo un pronunciamiento, como fue el caso de la conocida “licitación 21”, que tiene que ver con la concesión del espectro radioeléctrico a favor de Nextel y donde se denunciaron diversas irregularidades, desde la confección de la convocatoria hasta el fallo. Otro tema fue la extinción de la compañía de Luz y Fuerza del Centro. Juan Manuel Portal justificó la acción “por ser un área estratégica del Estado”. Subrayó: “El proceso de liquidación de Luz y Fuerza del Centro en 2010 se ha realizado de conformidad con el decreto de extinción y las bases para la desincorporación”. Reveló que el costo de la liquidación fue de 45 mil millones de pesos, de los cuales 30 mil se pagaron con recursos fiscales y 15 mil con dinero “autogenerado”. Cada uno de los entes auditados y observados cuentan a partir de ahora con 30 días hábiles para subsanar las irregularidades.

Comentarios