"Política antidrogas de EU causa oleada de violencia", acusan en foro

miércoles, 15 de febrero de 2012
MÉXICO, D.F. (apro).- Las posiciones entre autoridades  y organizaciones, especialistas y sociedad civil en torno de la legalización de las drogas se polarizaron por segundo día consecutivo en el Foro Internacional Drogas: un balance a un siglo de su prohibición, organizado por la organización civil México Unido contra la Delincuencia. Por un lado, el representante para México y Centroamérica de la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, Antonio Mazzitelli, sostuvo que el sistema que prohíbe la producción y el tráfico de estupefacientes en el mundo no ha fracasado. Prueba de ello, dijo, es que en los últimos 20 años se ha logrado reducir en un 100% la demanda de cocaína en Estados Unidos. Durante su exposición, Mazzitelli cuestionó: “¿Un siglo de prohibición no sirve, no funciona? Bueno, estos son los datos sobre producción de drogas naturales, opio y hoja de coca, hay una reducción. Cuando miramos el consumo de países como Estados Unidos, la demanda de cocaína en Estados Unidos ha sido reducida en más del 100 por ciento en 20 años”, sostuvo. Las drogas –subrayó– son dañinas por sí mismas y el abuso en su consumo provoca muertes, por lo que legalizarlas implicaría que incrementara su abuso. Además, consideró que la legalización tampoco reduciría el crimen, pues los miembros del crimen organizado enfocarían su interés hacia otra actividad ilícita para compensar sus pérdidas. La postura contraria provino de James P. Gray, juez de Estados Unidos desde hace 25 años y especialista en el tema de las drogas, quien afirmó que la política global de prohibición de las drogas ha sido el mayor error de Estados Unidos desde la esclavitud. Gray afirmó que la legalización de los estupefacientes les daría el tiro de gracia a los narcotraficantes y a sus socios invisibles ocultos en las estructuras de poder. Fustigó además la “política arrogante” de Estados Unidos hacia México por exigirle hacer más en la lucha contra las drogas y por financiar esa lucha en este país. En el mismo tono se pronunció el expresidente de Colombia, César Gaviria, en cuyo mandato –entre 1990 y 1994– fue abatido el capo Pablo Escobar. Afirmó que la política de prohibición del consumo de drogas de Estados Unidos “está fracasada”. “El prohibicionismo es una política fracasada, tiene muy pocos resultados que demostrar y no va a haber solución a los problemas de la violencia en México hasta que Estados Unidos la abandone por una política más racional”, advirtió. El también exsecretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA) aseguró que la “política fundamentalista de Estados Unidos de prohibir las drogas, de hacer del consumo de drogas algo criminal nos ha llevado a toda esta oleada de violencia de desperdicio de recursos, de vidas humanas”. Aclaró que Estados Unidos hace mucho contra las drogas, pues gasta alrededor de 40 mil millones de dólares al año en este ámbito, pero el problema –dijo– es que “lo hace con un política que es equívoca, que pone la mayor parte de los recursos para jueces, para policías, para prisiones, para cosas que han demostrado ser bastante ineficaces”. Otra voz discordante con la estrategia de combate al narco fue la de Sergio Ferragut, excolaborador de la Procuraduría General de la República (PGR), quien afirmó que el ingreso de cientos de miles de millones de dólares a México en las últimas décadas, producto del negocio de las drogas en Estados Unidos, ha transferido poder económico y político a grupos “altamente cuestionables”. Se sumó a la crítica contra la política gubernamental de combate al narcotráfico y sostuvo que en todo caso el problema de la violencia no son las drogas sino el dinero que genera su comercio. “No hay teoría alguna que cuestione la ley de la oferta y la demanda. Mientras las drogas se sigan prohibiendo, los principales beneficiarios seguirán siendo los grandes narcotraficantes que manejan hasta el 3% del Producto Interno Bruto en la venta de drogas y que con esta estrategia se siguen burlando de nosotros”, lamentó. Contrario a otras opiniones, el excolaborador de la PGR propuso mantener el combate frontal contra la delincuencia organizada pero fortaleciendo a la vez las instituciones encargadas de aplicar la ley. “Mientras existan ejemplos como el de la película Presunto culpable poco se podrá hacer” ejemplificó. Además sugirió instrumentar una estrategia eficaz de combate al lavado e incentivar la educación y comunicación sin intimidación dirigida a jóvenes y adultos. Durante los dos días que se ha llevado a cabo, en el foro la constante por parte de especialistas, organizaciones y ciudadanos ha sido cambiar el modelo que aplica el gobierno de Felipe Calderón en contra del crimen organizado y el narcotráfico y, por parte de las autoridades, respaldar el combate a los mismos.

Comentarios