Buscan López Obrador y Camacho Solís mediar en pugna de 'tribus' del PRD

jueves, 16 de febrero de 2012
MÉXICO, D.F. (apro).- Con el propósito de evitar el rompimiento de la coalición Movimiento Progresista en los 45 distritos reservados por el perredismo en nueve entidades, incluido el Distrito Federal, este jueves se reunieron el precandidato presidencial Andrés Manuel López Obrador; el coordinador del DIA, Manuel Camacho Solís, y la dirigencia del PRD, PT y Movimiento Ciudadano (MC). El encuentro fue privado y se realizó en las instalaciones del equipo de campaña del político tabasqueño, que antes fue la sede del llamado “gobierno legítimo” en la colonia Roma. La discusión se centró en elegir el método de las encuestas para destrabar el conflicto sobre la selección de precandidatos a diputados locales, jefes delegacionales y senadores, debido a que solamente podrán garantizarse cinco curules plurinominales. Sin embargo, hay muchos interesados por esos espacios, como la secretaria general del PRD, Dolores Padierna, o el exsecretario del gobierno capitalino, Mario Delgado, así como la coordinadora de los asambleístas, Alejandra Barrales, entre otros. La intención del encuentro es evitar que los precandidatos rompan la coalición, como había anunciado el Partido del Trabajo, o se sumen a PRI o PAN, acción que afectaría electoralmente al PRD en la capital del país, su bastión desde hace 15 años. En entrevista al término de la reunión, el presidente nacional del PRD, Jesús Zambrano, respaldó lo dicho momentos antes por el senador Luis Walton, dirigente de MC, en el sentido de que pretenden llegar a “buenos términos” sobre la forma de elegir a los aspirantes a cargos de elección en el Distrito Federal. Los espacios se los disputan, entre otros, la corriente IDN y la que encabeza Jesús Ortega, Nueva Izquierda (NI), así como ADN, formada por Amalia García, quien aspira a un escaño en el Senado. “Ciertamente andamos con el reloj electoral pisándonos los talones, pero espero que no nos pise el callo del dedo gordo”, ironizó Zambrano. Destacó que pese a haber optado por las encuestas como método de selección de candidatos en otras entidades del país, en el Distrito Federal se busca alcanzar acuerdos con todas las tribus perredistas. Reconoció que todavía no terminan de “procesar los acuerdos”, pero se reunirán este viernes 17 para seguir las negociaciones. Ese día, el PRD inaugura su XIV Congreso Nacional en el World Trade Center, en primer lugar para que Zambrano rinda su informe, se apruebe la lista de consejeros y congresistas de Michoacán y Chiapas, además de aprobar los nombres de los 64 consejeros nacionales pendientes. Y el domingo 19 se instalará el Consejo Nacional Electivo para avalar la lista de candidatos a puestos de elección popular. En cuanto a los aspirantes, Zambrano añadió: “Seguramente habrá propuestas de Morena, pero todavía no llegan”, admitió. Asimismo, comentó que López Obrador está “lleno de entusiasmo” y convicción de que la pelea es real por ganar la Presidencia y cambiar el rumbo del país y por ello poner “todo lo que esté al alcance para sumar fuerzas, no perder tiempo en pequeñeces” y se logren candidaturas exitosas, dijo. Zambrano incluso señaló que López Obrador hasta se dio el lujo de bromear con la frase de irse a “La Chingada” si perdía la elección de julio de 2012. Mencionó además que el tabasqueño no podría estar en el Congreso Nacional del PRD, pero enviaría un saludo. Mientras tanto, la sede nacional del PRD fue “tomada” por militantes perredistas de la delegación Tláhuac, quienes repudian la pretensión de René Bejarano, que afirma tener la mayoría de las preferencias electorales en más de 35 de 45 distritos y, el resto, se los dejaría a Nueva Izquierda, además de querer dejar a alguien de IDN en la secretaría general del partido. Sin embargo, otros perredistas aseguran que los inconformes son militantes allegados al diputado Alejandro López Villanueva, del Frente Popular Francisco Villa (FPFV).