Lanza Calderón acuerdo de protección a la infancia

jueves, 16 de febrero de 2012
MÉXICO, D.F., (apro).- A nueve meses de concluir su administración y con un saldo de 50 mil muertes violentas producto de la guerra declarada al narcotráfico, el presidente Felipe Calderón finalmente planteó un acuerdo para la atención de niños, niñas y adolescentes, en escenarios de delincuencia organizada. En el Salón Adolfo López Mateos de la residencia oficial de Los Pinos, el mandatario dijo: “Como mexicano, como padre de familia, como presidente de la República, me duele el dolor de esos niños, esas niñas, esos adolescentes que son lastimados física psicológicamente por la violencia de los criminales. “Me indigna y ofende, por supuesto, cada niño, cada joven que es asesinado; cada niño que ha visto a sus padres o hermanos perder la vida violentamente, sin importar si se trataba de personas inocentes, o de agentes de seguridad, o de personas, incluso, involucradas en actividades criminales. A final de cuentas todas esas niñas, todos esos niños son huérfanos y son huérfanos inocentes”. Calderón, quien en los últimos meses ha endurecido su lenguaje contra los criminales al llamarlos “un cáncer” que debe erradicarse, “mala hierba” o “cizaña” que debe ser cortada de raíz y que ha utilizado calificativos semejantes para describir a los delincuentes que, en muchos casos, son menores de edad, ahora se pronunció por proteger a todos los niños, niñas y adolescentes, independientemente de la forma en que se hayan visto involucrados. Calderón expuso que el acuerdo firmado este jueves fue una iniciativa de su mujer, Margarita Zavala, así como de la directora del DIF, Cecilia Landerreche, y que contó con el apoyo de la Suprema Corte de Justicia de la nación, el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), entre otras instancias. En el acto, realizado en la residencia oficial de Los Pinos, el presidente Calderón estuvo acompañado de representantes de dichas organizaciones, así como de legisladores y procuradores de los estados. Durante su mensaje, expuso que todas las instancias de su gobierno, han recibido la instrucción de poner por encima de toda prioridad, la protección de derechos y la integridad de los menores, en especial, se refirió a quienes participan en operativos. Añadió que otro de los aspectos prioritarios del acuerdo, consiste en proteger la identidad de los menores y también en que los menores que se vean involucrados en situaciones de violencia y delincuencia, reciban la atención adecuada a su edad y género. Aunque el mandatario fue reiterativo en la supuesta preocupación de su gobierno por los menores, el acuerdo, en realidad, prevé acciones que la legislación mexicana y los tratados internacionales suscritos por el país ya incluyen, pero que no se llevan a cabo por una u otra razón. El tema, sin embargo, se ha convertido en una novedad para el gobierno de Calderón, a pesar de que su propia esposa, Margarita Zavala, abordó el tema el año pasado, durante una visita al estado de  Chihuahua. Además, la reportera Marcela Turati, en su libro Fuego Cruzado, documenta la situación que enfrenta la infancia en zonas de violencia, con testimonios de diversos representantes de la sociedad civil que conocen o trabajan con menores afectados física o sicológicamente por la violencia. Ajeno a esos retratos de la realidad  que ha dejado la lucha contra el narco en los más de cinco años de su administración,  Calderón manifestó en la firma del acuerdo: “En el gobierno federal hemos asumido sin cortapisas una obligación elemental de cualquier gobernante que hay que reiterarla, independientemente de lo evidente que sea: la obligación de combatir a los criminales y la obligación de proteger a las familias, precisamente, para que no haya más víctimas de la violencia criminal”. Esa es a fin de cuentas, remató, “la razón de nuestra lucha”.

Comentarios