Las múltiples trampas de Montiel

viernes, 17 de febrero de 2012
Arturo Montiel ha manipulado a la justicia y a la opinión pública mexicanas y francesas para salirse con la suya, afirma el abogado de Maude Versini, exesposa del político mexiquense acusado de secuestrar a sus tres hijos y cuyo abogado se negó a hablar con Proceso. Pero Montiel, en su afán de fingir que cumple y respeta la ley ha cometido una serie de errores, dice el legista, que a la larga lo dañarán más. Ha hecho tantas trampas, señala, que ya se enredó, se entrampó él mismo y no hay posibilidad de que venza en este litigio y aun podría enfrentar cargos en Francia. PARÍS (Proceso).- Philippe Bouchez El Ghozi da rienda suelta a su exasperación y su indignación. El abogado francés de Maude Versini denuncia: “Hoy, 8 de febrero, más de un mes después de que los tres hijos de mi clienta hubieran debido ser presentados, seguimos sin recibir el expediente del juez de Toluca que otorgó la custodia provisional de los menores al señor Montiel, ni por supuesto los elementos sobre los que se basó ese magistrado para tomar semejante decisión. Esa situación es humanamente escandalosa y además viola la Convención de La Haya sobre los Aspectos Civiles de la Sustracción Internacional de Menores.” Desde hace varias semanas el exgobernador mexiquense Arturo Montiel y su exesposa Maude Versini se disputan la custodia de sus tres hijos: Los gemelos Adrián y Sofía, de siete años, y Alexi, de seis. Montiel se apoya en una decisión judicial para no devolver los hijos a su madre. El exgobernador del Estado de México demandó a Maude Versini y a su actual esposo, Philippe Lancry, ante un juez de Toluca por “maltratos físicos y psíquicos” de los tres menores de edad, hechos que su exesposa denuncia como parte de “un complot” que Montiel ha “tramado desde hace años” para quitarle a sus hijos. La corresponsal buscó a los abogados en Francia tanto de Versini como de Montiel para precisar la situación jurídica del caso. El representante legal del exgobernador mexiquense declinó conceder una entrevista. Artimañas A Bouchez El Ghozi se le pregunta si el término jurídico “presentados” significa que los hijos de su clienta debieron ser devueltos a su madre al final de sus vacaciones en México. “Exactamente. Debieron regresar a Francia el 2 de enero”, contesta. Y explica: “El señor Montiel exhibió el fallo provisional del juez de Toluca para no cumplir con sus obligaciones claramente definidas por el juicio de divorcio pronunciado el 29 de noviembre de 2007 por el Tribunal de Tenancingo y declarado ejecutorio en Francia el 25 de septiembre de 2008. “Conforme a la Convención de La Haya, el señor Montiel tenía la obligación de hacer llegar el expediente del caso a mi clienta desde el primer día de la no presentación de los hijos. No lo hizo. –Tengo entendido que para hacerlo, Montiel tiene que pasar por canales diplomáticos. –El señor Montiel tiene dos posibilidades para hacer llegar estos documentos a mi clienta. Una efectivamente es el canal diplomático: sus abogados en México entregan el expediente a una oficina especializada de la Procuraduría (General de la República) de México. En la jerga de La Haya esa oficina se llama “Autoridad Central Mexicana”. Dicha autoridad remite a su vez el expediente a la oficina homóloga de Francia. Finalmente esta última proporciona los documentos a mi clienta. Nada nos llegó por ese canal. –¿Puede haber un retraso burocrático? –¿Un retraso de más de un mes? Imposible. Una de las metas de la Convención de La Haya es justamente acelerar estos trámites. Fue precisamente por eso que los ministerios de justicia de los países que firmaron la Convención crearon instancias específicas para transmitir los expedientes con velocidad. “De todos modos los representantes legales del señor Montiel disponen de otro canal muy sencillo de comunicación con los de la señora Versini: pueden confiar ese expediente a un ujier oficial de justicia para que nos lo haga llegar. Los abogados mexicanos y el abogado francés del señor Montiel rehusaron proceder en esa forma. Le mandé ya varias cartas a mi colega de París exigiéndole la entrega de todos los documentos. No me hizo el menor caso.” Bouchez lee a la reportera la última carta oficial que envió a su colega. Tiene fecha del 2 de febrero. Es mordaz y acaba con alusiones claras a “procedimientos reprensibles” de Arturo Montiel para obtener el fallo del juez de Toluca; habla inclusive de “eventual complicidad”, sin precisar de quién. –¿El abogado francés de Arturo Montiel tiene la obligación legal de entregarle ese expediente? –Por supuesto. Al no hacerlo viola las disposiciones del orden público del código de procedimiento civil y se burla del código deontológico de nuestra profesión. Las consecuencias de esa actitud son graves: paraliza la defensa de mi clienta tanto en México como en Francia. –Usted se refiere a los dos procesos jurídicos que se llevan a cabo en ambos países. –Así es. Al no tener el expediente que permitió al juez de Toluca otorgar la custodia provisional de sus hijos a su exesposo, los abogados mexicanos de la señora Versini no pueden llevar ante ese mismo juez el debate contradictorio al que mi clienta tiene derecho para oponerse a ese juicio y hacer valer su derecho de seguir con la custodia de los tres menores. Oficialmente, más de un mes después de esa decisión judicial no sabemos en qué se basó el juez para autorizar esa custodia provisional. –¿Qué pasa con el proceso judicial francés? –El 19 de enero y luego el 31 de enero mi clienta recibió convocatorias para comparecer ante un juez francés a petición del señor Montiel que pretende obtener el exequátur (procedimiento judicial en virtud del cual las sentencias dictadas en un Estado puedan ser ejecutadas en otro) de la decisión del magistrado de Toluca. –¿Es decir que esa decisión provisional se aplique en Francia? –Así es. Es absurdo. El señor Montiel exige que esa decisión sea ejecutoria en Francia pero rehúsa que mi clienta tenga el expediente que la justifica. –Tengo entendido que los abogados mexicanos de Maude Versini pueden pedir directamente ese expediente al juez de Toluca. ¿Por qué no lo hicieron? –Las pláticas que tuvimos con ellos nos permitieron entender que no es tan sencillo como usted cree. No sabemos siquiera si ese expediente sigue todavía a disposición del juez de Toluca. La señora Versini acaba de contratar a una nueva abogada especializada en derecho familiar, tal como se lo aconsejó el licenciado Gómez Mont, quien la representó en las primeras semana del conflicto. Sé que mi colega está haciendo trámites para obtener el expediente. Vamos a ver lo que logra. Contaminación política –Esa nueva abogada radica en Baja California. ¿No le va a ser muy incómodo defender a Maude Versini viviendo tan lejos del Estado de México y del DF? –Usted es tan consciente como la señora Versini de que la disputa legal con su exesposo se lleva a cabo en un contexto político muy tenso. El señor Montiel es un personaje político conocido, tiene lazos familiares con un candidato a la Presidencia de México. Mi clienta decidió ser muy cuidadosa en la selección de su nuevo representante legal. Decidió que tenía que ser totalmente independiente y capaz de resistir cualquier presión. “Exigió también que tuviera gran experiencia en materia de sustracción de menores. Yo pertenezco a un bufete internacional de abogados. Eso nos ayudó mucho para seleccionar a varios colegas con los que mi clienta se entrevistó telefónicamente. Finalmente fue esa abogada de Baja California quien le pareció la más capacitada para defenderla. El hecho de que viva lejos del DF no intervino en su decisión. No es lo ideal, pero viajar al DF no es tan complicado. –Volvamos a los procedimientos jurídicos en curso. ¿Cuando tendrá que presentarse la señora Versini ante el juez francés? –Es muy difícil saberlo con precisión. A mi juicio podríamos tener una primera audiencia de procedimiento a principio del próximo mes. –¿En qué consiste esa audiencia? –Si tenemos todo el expediente de Toluca –el fallo del juez mexicano y todas las pruebas contra mi clienta entregadas por el señor Montiel–, podremos fijar con el juez francés una agenda de procedimiento y sabremos cuándo se juzgará el caso. Si no tenemos el expediente, el juez francés emitirá un mandato conminatorio, una orden terminante para obligar al señor Montiel a entregar el expediente completo a mi clienta. Si no obedece, se desechará su petición de exequátur. “La justicia francesa no puede acatar una decisión tomada unilateralmente por un juez mexicano sin que haya habido un debate contradictorio. Lo mismo haría la justicia mexicana con una decisión unilateral de un juez francés.” –En caso de que Arturo Montiel acabe por entregar ese expediente, ¿cuándo se llevaría a cabo el juicio? –Probablemente a finales de 2012. Si bien la transmisión de los expedientes entre los dos ministerios de justica es muy rápida, los procedimientos judiciales son largos. Se trata de casos internacionales muy delicados y las autoridades judiciales mexicanas y francesas se muestran muy cautelosas. Y lo mismo hacen las autoridades de Relaciones Exteriores de ambos países. –¿Qué papel juegan estas últimas? –El papel principal le corresponde a la Procuraduría (General de la República) de México y al Ministerio de Justicia de Francia. Pero los ministerios de Relaciones Exteriores de los dos países siguen el caso con suma atención porque les corresponde velar por sus nacionales. Estoy personalmente en contacto con el Ministerio de Relaciones Exteriores de mi país que se muestra muy preocupado por ese asunto. Caso inédito –Me imagino que el parentesco del señor Montiel con el candidato presidencial del PRI debe ser tema de inquietud. –Lo es. Pero lo que preocupa sobre todo a la Cancillería francesa es el hecho inédito de sustracción conjunta de tres menores de edad. Es un caso raro. Por lo general se sustrae a un solo niño y no a todos los hermanos. Peor aún, uno de los menores, Alexi, tiene problemas psíquicos. Es autista. Gracias a los esfuerzos de su madre ha progresado mucho, pero es sumamente vulnerable. Es muy grave sustraer a un menor de edad que requiere cuidados médicos específicos. Por todos estos motivos el Ministerio de Relaciones Exteriores de Francia está muy pendiente del caso. –Por todo lo que acaba de explicar, resulta obvio que no le conviene a Arturo Montiel no entregar el expediente de Toluca a Maude Versini… –Por supuesto que no le conviene. No sólo no obtendrá el exequátur sino que corre riesgos penales en Francia. –¿Por qué? –Si no justifica la custodia provisional que le otorgó el juez mexicano y si no permite el debate contradictorio al que mi clienta tiene derecho, se le acusará de secuestro de menores, crimen se suma gravedad en Francia. Después de un breve silencio Bouchez afirma: “En realidad el señor Montiel manipuló a la justicia mexicana y a la justicia francesa para servir sus propios intereses. Me explico: cubrió de regalos a sus hijos desde que llegaron a México el pasado 17 de diciembre, les calentó la cabeza contra su madre y su padrastro y 10 días después los llevó a rendir testimonio ante un juez. Tal como le contó la señora Versini en la entrevista que tuvieron (Proceso 1839), el exgobernador del Estado de México le entregó también al juez testimonios de nanas mexicanas que él mismo seleccionó, pagó y controló. “El magistrado mexicano sólo escuchó a los niños y sólo vio los documentos entregados por el exesposo de mi clienta. Se dejó impresionar. Fue manipulado. “Luego el señor Montiel se apuró en pedir el exequátur de la decisión del juez de Toluca en Francia y aprovechó ese trámite para hacer creer a la opinión pública mexicana que actuaba conforme a la justicia de ambos países. Reiteró esa manipulación en la carta que mandó a su revista y que se publicó en la sección “Palabra del lector”. “En esa carta, obviamente redactada por sus abogados, afirma: ‘Es ante las propias autoridades francesas y mexicanas, a las que respeto y me acojo, instancias a las cuales debe responder mi contraparte.’ “Es el colmo de la desfachatez. Exige públicamente que la señora Versini responda ante la justicia mexicana y francesa al mismo tiempo que, en privado, le impide hacerlo al no entregarle el expediente que necesita y espera. –A pesar de no tener ese expediente, tanto usted como la señora Versini tienen una idea de su contenido. Tengo entendido que el licenciado Gómez Mont les hizo comentarios al respecto. –Me gustaría poder hablar de estas pruebas teniéndolas en la mano y no partir de comentarios, por muy fidedignos que sean. Sin embargo quisiera recalcar algo que me parece sumamente grave. Sabemos que el juez de Toluca recogió colectivamente los testimonios de los tres menores, cuando hubiera debido escucharlos por separado. Así hubiera podido comparar lo que decía cada uno y hubiera evitado que uno de ellos tomara el liderazgo de la plática con el juez, induciendo a sus hermanos a imitarlo. –Esta audiencia fue videograbada, ¿no es cierto? –Tenía que serlo. Esa grabación es parte de las pruebas que, según el señor Montiel, demuestran la culpabilidad de mi clienta. Los testimonios de menores de edad son sumamente delicados de manejar. El derecho francés es muy exigente al respeto. Por lo general se requiere la presencia de un abogado especializado y se consulta a expertos. Hasta donde sabemos, no se tomaron estas medidas en Toluca. “Peor aún: se recibió el testimonio de Alexi, que es un niño con problemas psíquicos. Eso es sumamente irresponsable. Pero lo más atroz es que, según nos enteramos, siempre de manera oficiosa, el señor Montiel buscó hacer creer al juez de Toluca que el niño tenía trastornos psicológicos debido a los maltratos que supuestamente sufre. ¡Es una abyección! Mi clienta tiene el expediente médico completo de Alexi, decenas y decenas de testimonios de todos los médicos y terapeutas especializados que lo atendieron a lo largo de los últimos años. Sus testimonios son una parte importante de los múltiples elementos que quiere presentar al juez de Toluca cuando por fin se pueda celebrar el debate contradictorio al que tiene derecho. –¿Será después de ese debate contradictorio cuando el juez de Toluca podrá dictaminar de manera definitiva sobre la custodia de los niños? –Así es. El debate de fondo tiene que darse en México. –¿Ante el mismo juez? –En Francia se da ante el mismo juez. No sé en México. Mi colega mexicana lo sabrá. En Francia sin embargo se puede pedir la “relocalización” del juicio, es decir que se celebre en otra región jurídica para evitar cualquier eventualidad de presión sobre el juez. Tampoco sé si es posible en México. Si lo es, sería deseable teniendo en cuenta las redes de influencia de las que dispone el señor Montiel. Antes de dar por terminada la entrevista Philippe Bouchez El Ghozi insiste: “El señor Montiel sabe que sus pruebas manipuladas se derrumbarán durante el debate contradictorio. Por eso busca aplazarlo. Pero sólo gana tiempo. De todos modos le tocará enfrentar a la defensa de su exesposa. Quizá pensó que podía seguir imponiendo su ley, tal como lo hizo en sus tiempos de gobernador. Pero ese tiempo ya se acabó. El señor Montiel está en un callejón sin salida. Parece inverosímil que un hombre de su nivel se haya entrampado a sí mismo. La única explicación que encontramos es que lo mueve su deseo de venganza. No acepta que la señora Versini haya pedido el divorcio. En 2007 ya quiso castigarla secuestrando a sus hijos. La justicia francesa lo obligó a devolverlos. Ahora intentó el mismo golpe. Perdió el control y se dejó cegar por su rencor de hombre herido.”

Comentarios