Homicida conocía a misioneros ejecutados en Nuevo León: Procuraduría

jueves, 2 de febrero de 2012
MONTERREY, N.L. (apro).- La Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) aseguró que la pareja de misioneros estadunidenses asesinada el pasado 31 de enero en su residencia en Santiago, ubicada a 20 kilómetros de esta capital, probablemente conoció a sus victimarios, debido a que en el lugar del crimen no se encontraron evidencias que indiquen una irrupción violenta de los agresores. Al dar a conocer un avance de las investigaciones por el homicidio de John y Wanda Casias, el procurador Adrián de la Garza Santos dijo que aunque se fortalece la hipótesis del robo, no se descartan otras líneas de investigación. “Lo que puedo adelantarles es que muy probablemente el homicida los conocía, en virtud de que quien hizo eso estaba en el interior de la casa por voluntad de las mismas personas. Pudiera ser, puesto que no se encontraron puertas forzadas o cualquier violencia física sobre las cosas para empezar a afirmar, eso es lo que en primera instancia podemos observar”, puntualizó. Según el funcionario, es probable que el o los homicidas residieran en el mismo lugar, pues era frecuente que los Casias dieran techo a personas desconocidas por su misión pastoral. Añadió: “Algunos testimonios refieren que la pareja daba ayuda comunitaria. No era raro que tuvieran en el interior personas a quien quisieran ayudar y que a veces no pudieran estar ellos del todo seguros de la calidad moral”. De la Garza confirmó que el hombre de 76 años y la mujer de 68 perecieron de asfixia por ahorcamiento, e insistió que no hay indicios que apunten hacia un ataque perpetrado por el crimen organizado. Asimismo, precisó que la PGJE está en constante comunicación con autoridades estadunidenses para intercambiar información que conduzca a los responsables. Esta mañana, el subsecretario de Comercio de Estados Unidos, Michael Camuñez, quien se encuentra en esa ciudad, lamentó la muerte de los misioneros. “Es una gran tristeza y quisiera extender mis pensamientos y oraciones a la familia y afectados. Es una tragedia, pero me han informado que el gobierno está investigando la situación y trabajando. Me reuní con el secretario general del estado (Javier Treviño) y estamos revisando la situación de la seguridad”, dijo. Camuñez señaló que por la mañana estuvo en una mesa redonda con varios empresarios en Monterrey “y nos contaron que se siente un mejoramiento en el clima de seguridad”. Esta mañana, los misioneros fueron despedidos en el templo bautista, antes de ser transportados por sus hijos a Amarillo, Texas, su lugar de origen, donde recibirán sepultura. Al salir del velatorio, el alcalde de Santiago, Bladimiro Montalvo, lamentó el crimen de la pareja que –dijo– afecta  todos los residentes del municipio. “Estamos indignados. Es un hecho reprobable que a cualquier ciudadano de Santiago preocuparía”, manifestó.