Anuncia Calderón la reubicación de 47 mil internos federales

martes, 21 de febrero de 2012
MÉXICO, D.F. (apro).- El presidente Felipe Calderón y el secretario de Gobernación, Alejandro Poiré, anunciaron hoy por separado que los más de 47 mil reos del fuero federal que actualmente se encuentran recluidos en cárceles estatales serán reubicados en nuevos penales federales antes de que concluya la presente administración. Durante una gira de trabajo por Querétaro, el Ejecutivo hizo referencia a los trágicos sucesos registrados en el penal de Apodaca y no tuvo más remedio que reconocer que el sistema el sistema penitenciario se encuentra en crisis. Refirió, por ejemplo, que desde hace dos décadas no se han realizado trabajos de modernización en el sistema e indicó que su reconstrucción debe ser parte de la estrategia de seguridad. Calderón anunció también que antes de que acabe su sexenio concluirá la construcción de al menos ocho nuevos reclusorios federales. "Estamos construyendo nuevas instituciones, revisando las policías, revisando los Ministerios Públicos, modernizando, aplicando controles de confianza, creando la Policía Federal. "Ahora, con este problema que tenemos en algunas entidades de la República, en Tamaulipas o Nuevo León, que hacen crisis sus sistemas de reclusorios, estamos construyendo nuevos penales en el país. Casi una decena de ellos, la mayoría, estarán listos este mismo año", anunció. Tras inaugurar el Hospital General de Querétaro del ISSSTE, Calderón reconoció que en la recuperación de la seguridad es indispensable reconstruir el tejido social para enfrentar al crimen organizado. "Más importante que renovar las instituciones, y más importante incluso que combatir a los criminales, aunque sea más espectacular esto, lo más importante es reconstruir y fortalecer el tejido social" en las familias, con los vecinos y en cada comunicad, para que “no pase por ahí la delincuencia ni caigan los jóvenes en las garras de las drogas, de las adicciones o de la violencia criminal que los recluta", subrayó. Por separado, en una rueda de prensa realizada en la Ciudad de México, Poiré garantizó que al final de la administración calderonista, todos los reos del fuero federal estarán bajo custodia en centros de internamiento federales para desahogar la sobrepoblación de los penales estatales. En total, dijo, hay 47 mil 816 presos del fuero federal en las cárceles y de esos 18 mil ya han sido trasladados a penales federales. Poiré señaló que el gobierno reconoce las debilidades del sistema penitenciario del país, originadas por el interés de organizaciones criminales por mantener sus negocios y el control de las cárceles. Sin embargo, destacó que en los penales federales no se ha registrado ni un solo disturbio similar al ocurrido en Apodaca. Es responsabilidad de los gobernadores, dijo, garantizar que no se vuelvan a presentar incidentes de “autogobierno” al interior de las cárceles estatales.

Comentarios