Exige Ruffo al PRI probar dichos sobre vínculos con el narco

martes, 21 de febrero de 2012
MEXICO, D.F. (apro).- El exgobernador de Baja California, Ernesto Ruffo Appel, retó a la dirigencia del Partido Revolucionario Institucional (PRI) a probar sus dichos sobre sus presuntos nexos con el narcotráfico. En un comunicado, el precandidato al Senado por el PAN reviró que las acusaciones del PRI son una reacción a la investigación que la Procuraduría General de la República (PGR) realiza contra los exmandatarios de Tamaulipas, Manuel Cavazos, Tomás Yarrington y Eugenio Hernández. "Son asuntos del escrutinio hasta la saciedad de entre 1989 y 1995, durante el gobierno de Salinas de Gortari, el hecho de que esos temas se retomen en este 2012 tienen que leerse con el trasfondo político actual", expresó. "Más bien esto es una reacción a la investigación que se hace a los tres exgobernadores de Tamaulipas", puntualizó el exgobernador panista. "No me sorprenden los señalamientos ahora, porque es evidente la tendencia electorera", apuntó. La víspera, la dirigencia nacional del PRI denunció ante la PGR a Ruffo y Eugenio Elorduy, exmandatarios de Baja California, por presuntos nexos con el narco. El líder del Congreso de esa entidad, Jorge Lozano Pérez, acudió ayer a la sede de la PGR para entregar un exhorto del Poder Legislativo local a efecto de que investigue a los exgobernadores panistas. La petición legislativa fue aprobada el 14 de febrero con los votos a favor de PRI, PRD, PVEM, PT y Partido de Baja California, así como el rechazo del PAN y la abstención de Nueva Alianza (Panal). Rufo Appel sostuvo que la PGR, durante el gobierno de Salinas de Gortari, “era abominable, oscura y bien priista”. El panista, que gobernó Baja California entre 1989 y 1995, aseguró que la PGR en aquellos años intentó vincular a su gobierno con el crimen organizado. "Sí hubo intentos de vincular al nuevo gobierno (con la delincuencia), pero nunca pudieron, (éramos) el gobierno del cambio, que siempre estuvo bajo escrutinio público, nacional e internacional, siempre bajo la lupa del gobierno federal (en ese entonces encabezado por Salinas de Gortari)", indicó. La PGR, aseguró, “intervenía llamadas, Gobernación y otras agencias secretas también vigilaban constantemente al gobierno bajacaliforniano. La PGR era abominable, oscura y bien priista", acusó.