Ningún candidato presidencial convence a Enrique Krauze

martes, 21 de febrero de 2012
MÉXICO, D.F. (apro).- El historiador y escritor Enrique Krauze afirmó que ninguno de los tres virtuales candidatos presidenciales --Josefina Vázquez Mota, Enrique Peña Nieto y Andrés Manuel López Obrador— tiene la “visión, fuerza y estatura” del verdadero líder que el país requiere. Ninguno de los tres, dijo, reúne las cualidades para poner en marcha las reformas que México necesita y, según él, el único que reúne esas características es el actual jefe de Gobierno del Distrito Federal, Marcelo Ebrard. Ebrard Casaubón, afirmó el historiador, podría convertirse en el primer presidente moderado de la izquierda en 2018. "Ninguno de los tres candidatos me ha convencido de que tienen la visión, la fuerza y la estatura del verdadero líder que México necesita", dijo Krauze en el marco de una ponencia sobre las elecciones presidenciales de México, organizada por el Centro Bildner, en Nueva York. Del priista Peña Nieto dijo que no ha demostrado tener experiencia política real, pese a que la ciudadanía lo ve como un “gobernador exitoso”. En cuanto a la aspirante panista, consideró que si bien “tiene carisma” y es “una gran comunicadora”, duda de su capacidad de liderazgo. Al referirse al virtual candidato de las izquierdas, a quien ha criticado desde el 2000 por su perfil “redentorista”, expresó: "No es el Mesías de la indignación. Ahora es el Mesías del amor", bromeó el escritor al señalar que ha habido una moderación en el discurso del político tabasqueño, pero “sigue ofreciendo propuestas impracticables”. Krauze insistió en señalar que la izquierda podría empezar a poner en marcha las reformas que México requiere pero, desde su punto de vista, el líder potencial para llevar a cabo ese proceso es Marcelo Ebrard, a quien comparó nuevamente con el expresidente brasileño Luiz Inacio Lula da Silva, y también con el peruano Ollanta Humala. "Ebrard está esperando a 2018 para convertirse en el primer presidente de izquierda moderado de México. Quién sabe si pueda hacerlo. Pero una cosa que sé es que México no puede esperar seis años", advirtió. Consideró que desde que el PRI dejó Los Pinos en el 2000, México ha tenido avances democráticos con éxito moderado. "En el año 2000, finalmente nos convertimos en una democracia, y hemos estado construyendo esa democracia con, diría, moderado éxito", indicó. También, dijo, ha habido avances en cuanto a la libertad de expresión, la lucha contra la corrupción y el desarrollo institucional. Según él, ha habido una mejora en la división de poderes y ahora existe una mayor competencia política comparada con décadas anteriores, que define como la época del "presidencialismo imperial". No obstante, el historiador afirmó que México aún tiene pendientes varias reformas para terminar de cimentar la democracia y profundizar la maduración de los últimos años. En los ámbitos económico y social, Krauze dijo que es necesario impulsar una reforma fiscal, romper los monopolios públicos y privados, modernizar el sector energético y reformar los sindicatos. "Tenemos una democracia, pero no hemos tenido reformas en estos importantes sectores", indicó. Falta también, apuntó, resolver el conflicto del recrudecimiento de la narcoviolencia que, según él, era un fenómeno inevitable.