Ligan a "Rápido y Furioso" armas usadas en asesinato de agente de EU

lunes, 27 de febrero de 2012 · 18:28
WASHINGTON, 27 de febrero (apro).– El procurador general de Justicia de Estados Unidos, Eric Holder, fue cuestionado nuevamente por dos legisladores federales sobre el caso del traficante de armas Manuel Barba, quien presuntamente metió ilegalmente armas a México, una de las cuales esta relacionada con el asesinato del agente estadunidense Jaime Zapata. En una carta enviada este lunes al procurador Holder, el senador republicano por Iowa, Chuck Grassley, y su correligionario Darrel Issa, representante por California, le exigen información respecto al caso de Barba, quien aparentemente compró armas para traficar a México bajo el conocimiento del Buró de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF). “Nuevos reportes indican que este puede ser un asunto que se refiere a otro comprador que metió armas (a México) y que fueron localizadas en el lugar del crimen del agente Zapata”, dice la carta de los dos legisladores republicanos. Issa y Grassley enfatizan que de acuerdo con los nuevos documentos, la ATF abrió una investigación por el caso de Barba en junio de 2010, pero esto no sirvió de nada porque dos meses después el traficante adquirió un rifle de alto poder que fue localizado en el lugar del asesinato del agente de Inmigración y Control de Aduanas (ICE), Jaime Zapata, en febrero del año pasado. “El rifle fue traficado a México y se utilizó en el asesinato del agente Zapata”, subrayaron los dos congresistas en su carta. Además, los legisladores republicanos le recalcan al procurador que el 13 de diciembre de 2010, la ATF estaba enterada de que existía una acusación a nivel estatal contra Barba que data de 2006. “Sin embargo, no se dictó una orden de arresto contra Barba hasta el 14 de febrero de 2011, un día antes de que Zapata fuera asesinado en un paraje de la carretera federal de San Luis Potosí. Holder ha sido sometido a varios cuestionamientos muy detallados por los dos congresistas republicanos respecto a la operación Rápido y Furioso, bajo la cual la ATF de Phoenix, Arizona, permitió que traficantes de armas como Barba hicieran compras múltiples de todo tipo de pistolas y rifles para, presuntamente, seguirles el rastro y desmantelar la red de tráfico de armamento de Estados Unidos a México. Rapido y Furioso resultó ser un fracaso y un fiasco para el gobierno de Barack Obama. El congresista Issa, quien pide la renuncia de Holder por Rápido y Furioso, ha revelado en varios documentos que otros traficantes de armas como Kelvin Nelson y los hermanos Otilio y Rafael Osorio, metieron armamento a México que pudiera también estar involucrado en el asesinato del agente Zapata. A Holder los congresistas lo acusan de irresponsabilidad y de estar ocultando información respecto a Rápido y Furioso. El Departamento de Justicia está llevando a cabo una investigación interna sobre esta fallida operación. El pasado 2 de febrero en una audiencia en la Cámara de Representantes presidida por Issa, el procurador Holder adelantó que cuando termine la investigación interna sobre Rápido y Furioso se podrían hacer acusaciones federales contra funcionarios de la ATF o del mismo Departamento de Justicia.