Pide Salazar Mendiguchía que intervenga Gobernación

domingo, 5 de febrero de 2012
TUXTLA GUTIÉRREZ, Chis. (apro).- El exgobernador preso Pablo Salazar Mendiguchía pidió una vez más la intervención “urgente” del secretario de Gobernación, Alejandro Poiré, para otorgar garantías a su familia, amigos, excolaboradores y abogados. En una carta enviada desde el penal de Huixtla, donde se encuentra recluido, Pablo Salazar dijo que estas “detenciones ilegales y abusivas” se suman a las órdenes de aprehensión en contra de tres miembros más de su familia, y a la “ola de terror” que en las últimas semanas se ha desatado en Chiapas en contra de los opositores al gobierno “corrupto y autoritario de Juan Sabines”. Recordó que “en todos los tonos he solicitado la intervención del secretario de Gobernación, Alejandro Poiré y de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, entre otros, y hasta hoy, nadie ha intervenido para detener el insostenible clima de represión que ha impuesto en Chiapas el demencial gobierno de Sabines”. Su carta señala que ahora el pretexto es, nuevamente, delincuencia organizada y “un supuesto centro de espionaje clandestino”. Parecidas coartadas usaron para detener antes a Héctor Bautista, Walter León, Horacio Culebro, Caralampio Gómez y recientemente a Alfredo Cruz Guzmán, además de la orden de aprehensión en contra de José Antonio Aguilar Bodegas y de mi persona. Se suma también la ilegal detención contra el tío de la senadora María Elena Orantes, ocurrida la semana pasada. Salazar lanzó varios cuestionamientos al respecto: “¿En qué mundo, una casa donde viven cuatro personas y encuentran cinco computadoras y unos cuantas memorias USB, constituye un “centro de espionaje clandestino”? ¿Cuándo se originó la denuncia de robo de equipo en los cuerpos de seguridad del estado? ¿Corresponden las características de las computadoras encontradas en el domicilio, con las características de la denuncia de robo original? ¿Qué información encontraron que indica que mi cuñado se dedicaba a espiar para mí? ¿A quién se le ocurriría poner un centro de espionaje en primer lugar? Y quien lo hiciera, ¿cómo pensaría en hacerlo en casa de su hermana, a un lado de casa de su madre? Según el exmandatario “no hay respuesta ante ninguna de estas preguntas, que no resisten un mínimo análisis lógico porque la acusación es una más de las fabricaciones y burdos montajes del esquizofrénico Sabines”. “¿Qué debe ocurrir en Chiapas para que el responsable de la política interior ponga un freno a la política fascista de Juan Sabines?”, preguntó el exgobernador que también persiguió a los excolaboradores de su antecesor Roberto Albores Guillén. Pablo Salazar exigió la inmediata libertad de su cuñado, quien hasta este momento sigue “ilegalmente” detenido, incomunicado y sin derecho a una adecuada defensa. “Vuelvo a insistir en la intervención del secretario de Gobernación, Alejandro Poiré, para otorgar garantías a mi familia, amigos, excolaboradores y abogados ”, concluyó Salazar.