El Rey de los Casinos aportó dinero a la campaña de Obama, revela el New York Times

lunes, 6 de febrero de 2012
WASHINGTON, 6 de febrero (apro).- A través de donaciones por más de 200 mil dólares a la campaña de reelección de Barack Obama, Alberto y Carlos Rojas Cardona buscaban conseguir el perdón presidencial para los crímenes cometidos por su hermano, el mexicano Juan José, también conocido como El Rey de los Casinos, reveló hoy el periódico estadunidense The New York Times. En su página de Internet, el influyente diario estadunidense, al citar la edición 1819 de Proceso, resalta el largo historial de crímenes cometidos en Estados Unidos por El Rey de los Casinos en México y para quien sus hermanos intentaban conseguir el perdón de Obama por medio de donaciones para el financiamiento de la campaña de reelección del mandatario estadunidense. “Dos hermanos estadunidenses de un magnate mexicano de casinos, quien huyó de Estados Unidos por delitos relacionados con narcóticos y fraude y quien busca el perdón que le permita regresar, han resultado ser de los principales donantes para la campaña de reelección del presidente Obama”, inicia el amplio despacho del New York Times. Mike McIntre, el autor del reportaje que este martes aparecerá en la edición impresa del rotativo, señala que las primeras donaciones a la campaña de reelección de Obama, por parte de los hermanos Rojas Cardona, ocurrieron en el otoño del 2011, poco después de que Proceso en México, así como otros medios de comunicación en Estados Unidos, revelara el pasado criminal de Juan José Rojas Cardona. “En septiembre del año pasado, la revista mexicana Proceso realizó una amplia crónica en la que reseñó el rápido ascenso, fortuna y notoriedad en México de Pepe Cardona después de que huyera de las autoridades mexicanas”, destaca el New York Times. Con la obtención de licencias para operar casas de juego y con la ayuda de inversionistas en el estado de Louisiana, Pepe Cardona “comenzó a abrir casinos dentro y en los alrededores de Monterrey, para eventualmente ser conocido como el Zar de los Casinos”, puntualiza el New York Times en referencia a lo reportado por Proceso en septiembre de 2011. El diario estadunidense acota que desde su desaparición de los Estados Unidos en 1994, Pepe Rojas Cardona ha estado ligado con la violencia y la corrupción en México. “Un cable del Departamento de Estado fechado en 2009 dice que él era sospechoso de orquestar el asesinato de un empresario rival, y de hacer contribuciones ilegales a campañas proselitistas de funcionarios públicos mexicanos”, indica el artículo. Este mismo lunes por la mañana, escribe McIntire, “cuando de The New York Times preguntó a funcionarios de la campaña de Obama sobre los Rojas Cardona, dijeron que no sabían que el hermano de éstos estaba en México. Más tarde, el equipo de campaña de Obama anunció que reembolsaría el dinero recolectado por la familia –de El Zar de los Casinos— que, en total, superaba los 200 mil dólares”. En la ciudad de Chicago, en enero del año pasado, los hermanos Alberto y Carlos habían hecho un arreglo para que el presidente del Partido Demócrata en el estado de Iowa solicitara al gobernador de la entidad el perdón para Pepe Rojas Cardona, enfatiza el New York Times al citar a fiscales estatales. La historia añade que el otoño anterior, al darse cuenta de su fracaso en Iowa, los hermanos de El Zar de los Casinos comenzaron a recolectar dinero para la campaña de Obama y para el Comité Nacional del Partido Demócrata. “El dinero que junto Alberto Rojas Cardona lo colocó en la columna de los principales recolectores de fondos”, destaca el diario. Más aún, Alberto y Carlos donaron cada uno la cuota máxima de 30 mil 800 dólares al Comité Nacional Demócrata, y un monto menor a un fondo político estatal. Leticia Rojas Cardona, otra hermana de El Zar de los Casinos, apunta el The New York Times, “donó 13 mil dólares al Comité Nacional, y otro familiar en el estado de Illinois cedió 12 mil 600 dólares”. Sobre Alberto Rojas Cardona, el rotativo estadunidense indica que opera una agencia de publicidad en México y que ha trabajado para candidatos políticos apoyados por Pepe. Alberto Rojas Cardona, de acuerdo con el diario estadunidense, es también prestanombres de El Zar de los Casinos en la industria restaurantera. “Sobre la base de los cuestionamientos que se han formulado, vamos a regresar las contribuciones hechas por esos individuos y a cualquier otro donante que ellos hayan acercado a la campana”, declaró al New York Times Ben LaBolt, portavoz de la campaña de reelección del presidente Obama. Al Zar de los Casinos el New York Times lo cataloga como “uno de los principales empresarios en el violento y tumultuoso negocio de los casinos en México”. También resalta que Pepe Rojas Cardona sobrevivió a un intento de asesinato en 2007, atribuido al crimen organizado y que, como lo reveló un cabe de Wikileaks, se sospecha que haya metido unos 5 millones de dólares en las campañas políticas de México en 2006. Los antecedentes penales en Estados Unidos de El Zar de los Casinos se originan en el estado de Iowa en 1990, cuando fue acusado de malgastar dinero de un consejo de estudiantes de la Universidad de Iowa y, un año después, fue acusado de defraudar a sus socios en una empresa de telemarketing. Por los delitos cometidos, Pepe Rojas Cardona fue sentenciado a cinco años de cárcel y, cuando estaba libre bajo fianza, fue arrestado en Nuevo México por intentar meter mariguana a Estados Unidos por medio de la frontera norte de México. En 1994, El Zar de los Casinos se declaró culpable de los cargos por tráfico de drogas, pero desapareció de Estados Unidos cuando se encontraba en libertad bajo fianza. Luego reapareció en México. En 1998, un juez federal anuló los cargos federales por tráfico de drogas a Pepe Rojas Cardona, pero sobre él sigue pesando la orden de aprehensión emitida en 1992 por un juez de Iowa.

Comentarios