Asesinatos por lucha antinarco llegaron a su clímax en 2011: Poiré

miércoles, 8 de febrero de 2012
MÉXICO, D.F. (apro).- El secretario de Gobernación, Alejandro Poiré, afirmó que el índice de asesinatos atribuidos al crimen organizado alcanzó su clímax en el 2011. En una entrevista concedida a la agencia AP, el funcionario federal refirió tras analizar las estadísticas de asesinatos en el país, que se detectó un incremento de los homicidios que “pareciera llegar a un nivel máximo durante el año pasado”. Con base en información preliminar de ese análisis, Poiré afirmó que en los últimos dos trimestres del 2011 se redujo el número de homicidios, aunque la cifra específica se dará a conocer una vez que se sistematice la nueva metodología aplicada por el gobierno. Según dio a conocer la administración de Felipe Calderón a principios de este año, de diciembre de 2006 cuando inició su gestión a septiembre de 2011, se contabilizaron 47 mil 515 homicidios. Entre enero y septiembre de 2011 se registraron 12 mil 903 homicidios y en el mismo periodo de 2010 fueron 11 mil 853, es decir, mil 320 menos que en 2011. La actualización de cifras de homicidios será uno de los temas que se planteará el próximo mes en una reunión del Consejo Nacional de Seguridad Pública, dijo Poiré a AP. El extitular del Cisen hizo referencia al comportamiento de las tasas de homicidios en algunas ciudades de Estados Unidos que, según él, muestran que “si hay una acción sistemática de la autoridad federal para reducir la capacidad delictiva de estas organizaciones y si hay avances significativos en el imperio de la ley, se pueden reducir los niveles de violencia”. Fue el caso –dijo– de las operaciones implementadas en ciudades y estados que han sido más asediadas por el narcotráfico como Veracruz y Guerrero donde, en 2011, se vivió una escalada de ataques y asesinatos de cárteles de las drogas que llevó al gobierno a reforzar la presencia de fuerzas federales y actualmente reflejan una disminución de la violencia. “¿Qué es lo que nosotros vemos en nuestro país? Sí vemos un nivel de incremento de los homicidios que pareciera llegar a un nivel máximo durante el año pasado y sí vemos reducciones en cada uno de estos operativos que hemos mencionado, pero también una reducción adicional en los últimos dos trimestres”, afirmó Poiré. El titular de la Segob declaró a AP que, pese a que el cártel de Sinaloa, liderado por Joaquín El Chapo Guzmán, y considerado el narcotraficante más poderoso del mundo, así como el cártel de Los Zetas, son vistos por algunas autoridades y analistas como los dos principales grupos del narcotráfico en México, el gobierno busca debilitar a todas las organizaciones delictivas. Recordó que en 2009 México divulgó una  lista con los 37 presuntos narcotraficantes más buscados, de los que 22 ya fueron detenidos o abatidos. “Hoy solamente quedan 15 en libertad y esta persona (El Chapo Guzmán) es una de ellas”, expresó. Respecto a las críticas de organizaciones civiles hacia el gobierno por el despliegue de fuerzas federales para combatir al narco, algunas de las cuales han denunciado un incremento en violaciones a los derechos humanos por parte de militares y policías, Poiré reiteró que el gobierno está comprometido con la defensa de las garantías individuales. Refirió que las autoridades buscan castigar a cualquier miembro de las fuerzas federales que viole los derechos humanos, por lo que lejos de considerar injustas las críticas de algunas organizaciones civiles, afirmó que “la crítica es bienvenida de todas estas organizaciones”. Un reporte de la organización Human Rights Watch (HRW) divulgado en noviembre, reveló que una investigación de dos años encontró evidencias de más de 170 casos de tortura, 39 desapariciones y 24 casos de ejecuciones extrajudiciales en el marco de la estrategia del gobierno mexicano contra el narcotráfico. Tras conocer el informe, el propio Poiré afirmó que el estudio tenía “deficiencias metodológicas” porque HRW no tomó en cuenta datos que le proporcionó el gobierno federal para realizar su informe.