Detención de "El Chapo" catapultaría al PAN en elecciones: Stratfor

jueves, 9 de febrero de 2012
MÉXICO, D.F. (apro).- En un intento por retener la presidencia de la Republica en las elecciones del 1 de julio próximo, el gobierno de Felipe Calderón busca de dar un último golpe político que catapulte la popularidad de su partido, Acción Nacional (PAN): la captura del líder del cártel de Sinaloa, Joaquín El Chapo Guzmán. En el artículo “Elección presidencial de México y la guerra de cárteles”, la agencia de seguridad Stratfor consigna lo anterior y añade que el panorama electoral en México se encuentra enmarcado por un gobierno calderonista muy criticado por su persecución contra los cárteles “lo que –dice– contribuye la baja popularidad de Calderón en este momento”. De acuerdo con el texto escrito por Scott Stewart, se espera que el PAN pierda en las elecciones de julio ante el Partido Revolucionario Institucional (PRI) “que controlaba la presidencia de México durante la mayor parte del siglo 20 hasta la victoria de (Vicente) Fox en el año 2000. Sin embargo, señala la agencia de seguridad cuya sede se encuentra en Texas, la recurrente estratagema electoral de capturar a El Chapo no garantiza que el PAN obtenga el impulso que necesita para retener la presidencia, de la misma manera que el presidente Barack Obama no tiene garantizada la reelección por la muerte de Osama Bin Laden en mayo de 2011. Uno de los problemas que plantea Stewart para lograr la captura de El Chapo es la estructura que él e Ismael El Mayo Zambada han construido alrededor del cártel de Sinaloa, “han tenido a los agentes de policía y militares, políticos, periodistas y jueces en su nómina durante años e incluso décadas”. Todos los cárteles mexicanos, añade el texto, emplean “halcones” que proporcionan a sus amos la alerta temprana de aplicación de la ley o la actividad de los cárteles rivales. Muchos de esos “halcones”, dice, están en el más alto rango de la nómina del gobierno y ese es otro factor que entorpece su captura. “Este miedo a ser vinculado a una figura como la de Guzmán, sirve como un fuerte elemento de disuasión a su arresto”, apunta el artículo. Algo como esto podría influir en la elección presidencial del 1 de julio, añade. “Ningún político mexicano quiere convertirse en el próximo Raúl Salinas de Gortari, hermano del expresidente Carlos Salinas de Gortari quien, alega el gobierno de los Estados Unidos, hizo cientos de millones de dólares en dinero sucio, la mayor parte de las figuras del cártel. “La detención de Raúl Salinas en 1995 por asesinato, los cargos de lavado de dinero posteriores que se le imputan, y preguntas acerca de lo que su hermano Carlos sabía acerca de sus actividades, fueron factores importantes en la elección presidencial de 2000 en la que el PRI perdió”, subraya Stratfor. Guzmán Loera, ha seguido operando como un traficante de alto nivel en México desde hace décadas y una gran parte de sus operaciones, añade el artículo, ha supuesto sobornos. Por ejemplo, cita la detención en noviembre de 2008 del zar de las drogas en México, Noé Ramírez Mandujano, acusado de aceptar 450 mil dólares al mes de El Mayo Zambada y los hermanos Beltrán Leyva, alineados en ese momento con el cártel de Sinaloa. La agencia de seguridad estadunidense plantea que en el supuesto de que El Chapo fuera detenido, podría implicar a un gran número de figuras políticas y empresariales “muy poderosos”. Pero aún si fuera capturado, “las dinámicas que conducen a los cárteles mexicanos continúan, e incluso otro líder de la organización subiría a ocupar su lugar. Causar la muerte o detención de una persona no será el final de los cárteles criminales en México”. Incluso si a El Chapo le preocupa que pueda ser asesinado y no capturado como a su exsocio Arturo Beltrán Leyva, dice Stratfor, es posible que Guzmán Loera pueda haber preparado algún tipo de documento que incrimine a gente poderosa en la nómina del cártel de Sinaloa. “Junto con Zambada, Guzmán ha sido un fugitivo de alto perfil durante tres décadas. No ha sobrevivido tanto tiempo por ser descuidado o estúpido. Sería muy difícil encontrar a un individuo en un corto período de tiempo establecido por cálculos políticos a menos que los responsables ya conozcan su ubicación exacta y hayan optado por no arrestarlo hasta el momento”, sugiere la agencia. Añade que el gobierno de Calderón y el PAN han luchado con las percepciones del público desde hace algún tiempo por lo que de saber dónde está ya debía haberlo capturado. Sin embargo refiere que El Chapo es buscado en todo el mundo por grandes equipos de México y agentes de inteligencia de Estados Unidos por lo que no se descarta que pueda ser capturado antes de las elecciones de julio. Stratfor afirma que cualquier operación para capturarlo debe ser “fuertemente” compartida por temor a que puedan darse a conocer a los “halcones” mexicanos o de Estados Unidos. El arresto de una figura tan poderosa como El Chapo, concluye Stewart, es casi seguro que se politice por “todas las partes que tratan de utilizarlo para su propio beneficio” que también tratarán de esquivar las conexiones que puedan tener con el cártel de Sinaloa. “Este entorno servirá para traer más atención a las cuestión de la corrupción y la colusión entre los cárteles y el gobierno y eso podría terminar perjudicando más que beneficiando al PAN en las próximas elecciones presidenciales”, apunta.

Comentarios