Revientan priistas sesión en San Lázaro para evitar discutir feminicidios en Edomex

jueves, 15 de marzo de 2012
MÉXICO, D.F. (apro).- Una veintena de legisladoras del PAN y del PRD tomaron este jueves la tribuna de la Cámara de Diputados para exigir que se discutan diversos temas de género, entre ellos, los feminicidios, sobre todo, los ocurridos durante la gestión gubernamental de Enrique Peña Nieto, en el Estado de México. En consecuencia, el presidente de la Mesa Directiva, el perredista Guadalupe Acosta Naranjo, suspendió la sesión para acordar cuándo y cómo se trataría el tema. La molestia de las legisladoras arrancó cuando la priista Diva Gastélum pidió la palabra para recriminar los términos en que su compañero de partido, Francisco Moreno, se refirió al sexo femenino durante la comparecencia del director del ISSSTE, Sergio Hidalgo Monroy, el martes pasado. Ese día, Moreno dijo: “No hay mujer bonita que no pueda ser meretriz”. El punto del diputado se dio por terminado cuanto éste “humildemente” ofreció una disculpa y solicitó que sus palabras se retiraran de la versión estenográfica. Sin embargo, la panista Valentina Díaz de Rivera Hernández se colgó del tema y reprochó: “algunos diputados no conocen el valor y el trabajo de las mujeres”, y aseguró que comentarios como los vertidos por Moreno “llevan en el fondo una cultura muy acendrada en contra de la mujer y sus derechos; y llevan a males sociales tan aberrantes como las muertes violentas de las mujeres, los feminicidios y asesinatos contra las mujeres. El miércoles, la diputada Valentina Díaz emprendió una campaña en contra del candidato del PRI a la Presidencia, Enrique Peña Nieto. Ese día dijo “Peña las trae muertas”, en alusión a las dudas que prevalecen sobre la muerte de su esposa Mónica Pretelini, en 2007, y a su aspecto de galán de telenovelas que pretende proyectar. “Pido respetuosamente que podamos debatir el tema, sobre todo de uno derivado de este tipo de comentarios, que podamos debatir el tema tan doloroso en el país sobre los feminicidios, sobre las muertes violentas de mujeres, los asesinatos de mujeres”, dijo hoy la legisladora panista. Leticia Quesada, del PRD, secundó a la legisladora panista; recordó que hace un año se votó en contra una alerta de género en el Estado de México. Después de que calificó de “feminicida” y “coqueto” a Peña Nieto, demandó darle seguimiento a los más de mil homicidios que se tienen contabilizados en esa entidad. Lamentó que no se le ha dado seguimiento al tema de los feminicidios en el Estado de México “porque hay mucha impunidad en éste y en muchos casos de toda la República”. Mientras las diputadas hacían uso de la palabra, otras subían a la tribuna en demanda de que se discutiera el tema. Luego siguió, desde su curul, la panista María Elena Pérez de Tejada Romero, quien en marzo de hace dos años atribuyó a Enrique Peña Nieto la muerte de su esposa Mónica Pretellini, “muerte sobre la cual existen dudas”, dijo entonces. Hoy afirmó: “Se trata de vidas, se trata de mamás, se trata de jefas de familia, se trata de hijas, se trata de esposas, se trata de personas; no son números fríos. El Estado de México es una muestra, por supuesto, y deber otros estados, como lo han mencionado”. La priista Diva Gastélum –quien abrió el tema de la misoginia–, al ver que las críticas se enfilaban contra Enrique Peña Nieto, pidió la palabra para enderezar el rumbo que tomaba la discusión; forzadamente pretendió convencer a todos que el tema de la mujer era un asunto de la “reforma política” “Me parece que todo lo que hemos escuchado forma parte de una agenda, pero la verdadera agenda de la mujeres tiene que ver con la reforma política; este país requiere una reforma política donde las mujeres estemos visibles, porque si seguimos haciendo reparto de culpas, cada quien habla de cifras como le conviene, o habla de estados conforme le quiere pegar a tal o cual candidato. “El tema de las mujeres debe ser tratado con respeto, los feminicidios no son un asunto en donde solamente se encajona para golpear políticamente”, afirmó. Luego, el vicecoordinador del PRI, José Ramón Martell, quien también trató de evitar la inclusión de Peña Nieto en la discusión, dijo que la mejor forma de honrar a las mujeres era aprobando la ley sobre trata de personas. Otro vicecoordinador, el de los panistas, Albert Pérez Cuevas dijo que su partido respaldaba a las mujeres para que el tema se debatiera en el pleno, petición que desde la toma de la tribuna demandan diputadas panistas y perredistas. Los vicecoordinadores, del PRD, Alejandro Encinas, y del PAN, Albert Pérez Cuevas, dieron su aval para que se discutiera el tema de los feminicidios y el de trata. En contra se manifestó el PVEM. El presidente de la Mesa Directiva declaró un receso y cinco minutos después se anunció que al término de la discusión sobre la ley contra la trata se abordaría el tema de feminicidios. La propuesta satisfizo a las legisladoras, quienes abandonaron la tribuna. Sin embargo, cuando ya se discutía en lo particular la ley; y faltando escasos minutos para continuar con el tema de feminicidios diputados del PRI comenzaron a abandonar lentamente el salón de sesiones, con lo cual reventaron el quórum necesario para continuar con la sesión. Pese al desaire de los priistas, la panista Valentina Díaz insistió en el tema: “El debate que pedimos desde la mañana no es un debate político ni se trata de un debate de ocasión, ni de un debate por las elecciones que vienen, ni de un debate en contra de algún funcionario público, de ningún partido ni de ninguna clase de funcionario; se trata de un debate de la mayoría de la población que somos las mujeres. No quisiera yo pensar que lo están rehuyendo porque no tienen cómo negar que el Estado de México es la entidad donde más se cometen asesinatos de mujeres en el país, uno de cada tres asesinatos”.

Comentarios