Kilrain, el hombre del Pentágono en México

lunes, 19 de marzo de 2012
MÉXICO, D.F. (Apro).- El Almirante Collin J. Kilrain, el hombre que el Pentágono acaba de designar para cuidar desde México las fronteras de Estados Unidos del terrorismo internacional, inició sus actividades de la mano de la secretaría de Marina, Armada de México. El secretario de Marina, Francisco Saynez Mendoza le dio una alta importancia a la llegada de Kilrain, designado el pasado 12 de diciembre por el Departamento de Defensa de Estados Unidos como agregado militar y oficial en jefe de la Defensa en la embajada de ese país en la ciudad de México. “Es la primera ocasión que es nombrado un agregado de la categoría del almirante”, señaló la Marina, Armada de México en un comunicado que difundió el viernes pasado luego de que Saynez lo recibiera en sus oficinas, al sur del Distrito Federal. La Marina aludió a la hoja de servicios del nuevo agregado militar, quien antes de llegar a México era el consejero de Barak Obama en terrorismo internacional, experiencia que obtuvo en operaciones militares recientes de Estados Unidos como en Iraq y Afganistán, y en zonas de conflicto como el Golfo Pérsico y los Balcanes, en los años noventa. Kilrain, quien domina el español y el alemán, participó en una reunión militar de alto nivel entre México y Estados Unidos en la secretaría de Marina. Según esa dependencia, en el encuentro se trataron “diversos temas de importancia” para las Fuerzas Armadas de los dos países. La contraparte de Saynez fue el general Charles H. Jacoby Jr., comandante del Comando de Defensa Aeroespacial de Norteamérica (NORAD) y del Comando Norte de Estados Unidos (Northcom), en el que México figura como parte del espacio de seguridad de ese país. Dos días antes de llegar a México, Jacoby habló ante el Comité de Servicios Armados del Senado estadounidense sobre la falta de “un efecto positivo apreciable” de la estrategia del gobierno de Felipe Calderón de “decapitar” a los jefes del narcotráfico en su “guerra al narcotráfico”. La preocupación principal de Washington es que México sirva de plataforma para una acción terrorista contra sus intereses en nuestro país o en su propio territorio, por lo que el gobierno de Barak Obama decidió enviar a quien era su principal asesor en el Consejo de Seguridad Nacional (CSN) de Estados Unidos. Hasta antes de su designación a México, Kilrain era el director de combate al terrorismo en el CSN, en Washington, instancia que depende directamente del presidente estadunidense y que incide en la política exterior de ese país. Al igual que Jacoby, Kilrian tiene experiencia en las invasiones internacionales de Estados Unidos. Jacoby, lo hizo en Granada en 1983, y Afganistán, en la Operación Libertad Duradera, iniciada en 2001; Kilrian, en Haití, 1994; y Afganistán. En enero pasado, la revisto Proceso (1836) dio a conocer la trayectoria y formación de Kilrian como militar experto en combate al terrorismo. En la segunda mitad de los años 80, en sus primeras acciones navales participó en el Golfo Pérsico en la operación destinada a proteger los tanques petroleros de Kuwait de posibles ataques de Irán durante la guerra de este país con Iraq, cuando era gobernada por Sadam Hussein. Al terminar la Guerra Fría, estuvo destacado en la Marina alemana y de ahí pasó al Grupo Especial de Guerra Naval en la intervención militar de Estados Unidos en Haití. Entre 1995 y 1997 estuvo destacado en Panamá. Regresó a Alemania como jefe ejecutivo de la Unidad Especial de Guerra TWO de la Marina estadounidense. A fines de los noventa, después de la guerra de los Balcanes –provocada por la disolución de la Yugoslavia socialista– fue comandante naval en la zona. Tras los atentados terroristas de Al Qaeda en Nueva York, en septiembre de 2001, fue asignado a la Oficina de Contraterrorismo del Departamento de Estado, donde fue el oficial a cargo de operaciones del Equipo de Apoyo de Emergencia Extranjera. Después fue enviado a Filipinas y a Yemen en apoyo de la Operación Libertad Duradera, como se conoce a la intervención militar estadunidense en Afganistán. De ahí pasó como comandante de la Unidad Especial de Guerra FOUR, en Puerto Rico. Regresó a Afganistán como director de la coalición internacional en apoyo de la Fuerza de Tarea de Operaciones Especiales Conjuntas y de ahí pasó como comandante en apoyo de la Operación Libertad para Iraq, desde donde actuaba también en Pakistán. En 2008, asumió el puesto de comandante de todas las unidades SEAL de la Marina estadunidense a lo largo de la costa este de los Estados Unidos. Las unidades SEAL –abreviatura en inglés de mar, aire y tierra– son las unidades de operaciones especiales de la Marina de los Estados Unidos, consideradas las más poderosas del mundo”. En el Consejo de Seguridad Nacional de Estados Unidos, el ahora agregado militar estuvo a cargo de la oficina responsable de combate al terrorismo, según informaron el secretario de la Marina estadunidense Ray Mabus y el jefe de Operaciones Navales, el almirante Jonathan Greenert, al anunciar su designación como agregado del Pentágono en México.

Comentarios