López Obrador admite que enfrenta "motines emocionales" de su familia por actividad política

lunes, 19 de marzo de 2012
MÉXICO, D.F., 19 de marzo (apro).- El aspirante presidencial de la alianza Movimiento Progresista formada por el PRD, PT y Movimiento Ciudadano, Andrés Manuel López Obrador, reveló que el amor de sus hijos, en especial el menor, Jesús Ernesto, le ha ayudado a “capotear” los problemas derivados de su actividad política. En un extracto de la entrevista que concedió a la cineasta Diana Cardozo, para el documental De Frente, y que hoy difundió a través de las redes sociales, López Obrador, admitió que su esposa Beatriz Gutiérrez Müeller y su hijo Jesús Ernesto le hacen “motines emocionales” por su ausencia en el hogar. “Jesús Ernesto que me ha ayudado mucho en este tiempo a sobrellevar las cosas, a que sea menos difícil la situación. Familiarmente me ha ido muy bien”, destacó. Sobre los dos hijos de su primer matrimonio con Rocío Beltrán, quien falleció en enero de 2003, dijo sentirse orgulloso. “Me salieron bien mis hijos”, aseguró. López Obrador recordó que en Tabasco, en la zona chontal donde inició su carrera política como director del Instituto Nacional Indigenista de la entidad, nació su primogénito, José Ramón, quien tiene ya 30 años. La encargada de cuidarlo fue su difunta madre Rocío, quien a decir del tabasqueño que busca la Presidencia por segunda vez consecutiva: “los dejó bien formados, con valores”. “Cuando ella fallece, Gonzalo tenía 14 años (tiene 21 años). En una edad difícil y los otros también… Pero afortunadamente se han portado de manera extraordinaria. Por ese lado estoy muy tranquilo. Salieron bien. Luego me volví a casar. Beatriz es una mujer extraordinaria y tengo un cariñito, un retoño”, confesó entre risas. “Jesús Ernesto que me ha ayudado mucho en este tiempo a sobrellevar las cosas, a que sea menos difícil la situación. Familiarmente me ha ido muy bien”, destacó tras reconocer que a falta de tiempo, su familia le hace “motines emocionales”. Sobre su rutina en el hogar, López Obrador respondió: “Mis fines de semana son los lunes y martes porque los fines de semana son los mejores para hacer mítines. Un domingo puedes hacer tres o cuatro asambleas. Hasta cinco. Entre semana puede ser en la tarde. Lunes y martes pues no. Entonces empiezo el miércoles y regreso el domingo en la noche o lunes por la mañana.” Por eso, reconoció que sí hay un reclamo familiar por la falta de tiempo, pues ha dedicado los últimos cinco años a transformar la Convención Nacional Democrática que en 2006 lo proclamó “presidente legítimo” en el Movimiento Regeneración Nacional (Morena) que hoy en día lo presenta como aspirante a la Presidencia por segunda vez consecutiva. En estos años se ha dedicado a recorrer el país dos veces por año y a estado en la escena nacional debido a su constante lucha contra la privatización del petróleo, la reforma laboral, entre otros asuntos.

Comentarios