Cassez permanecerá por ahora en la cárcel, falla la SCJN

miércoles, 21 de marzo de 2012
MÉXICO, D.F. (apro).- La Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) decidió mantener en prisión a la ciudadana francesa Florence Cassez al rechazar por tres votos a dos el proyecto del ministro Arturo Zaldívar que proponía su libertad “absoluta e inmediata”. Sin embargo, la resolución no es definitiva respecto a la prisión, pues cuatro ministros reconocieron que sí hubo violaciones constitucionales en materia de derechos humanos de Cassez, por lo que el caso será retornado a otro ministro para que elabore un nuevo proyecto. El presidente de la Primera Sala y autor del proyecto, Arturo Zaldívar Lelo de Larrea, quien proponía la liberación de Cassez, presa desde 2005, sólo tuvo el apoyo de la ministra Olga Sánchez Cordero, por lo que sólo hubo dos votos a favor de esa propuesta. Con ambigüedades, el proyecto fue apoyado por el ministro Jorge Mario Pardo Rebolledo, pero sólo respecto a violaciones constitucionales, mientras que el ministro Guillermo Ortiz Mayagoitia de plano rechazó incluso que se diera entrada a la revisión del amparo a Cassez, condenada a 60 años por secuestro de tres personas, delincuencia organizada y posesión de arma exclusiva del Ejército y la Armada. Con matices, los ministros admitieron que la Agencia Federal de Investigaciones (AFI), encargada de la detención de Cassez, violó los derechos consulares y de la puesta inmediata a disposición del Ministerio Público, pero en su mayoría dijeron que ello no afectó el resto del proceso penal. A pesar de criticar el montaje televisivo sobre la detención de Cassez, Pardo terminó por asegurar que las violaciones sufridas por la francesa no afectaron el proceso penal en su contra. Cassez negó su participación en los hechos desde su primera declaración, por lo que con base en este hecho se debe juzgar el impacto que las violaciones procesales tuvieron en el caso, aseguró. “El montaje, la simulación, fue un acto reprobable que debe ser sancionado en términos de la ley y que deja mal parado el principio de la buena fe ministerial”, dijo el ministro de más reciente ingreso a la Corte, a propuesta del presidente Felipe Calderón. “Me parece que aún reconociendo la existencia de... irregularidades, no puede decirse que por la exposición mediática ya se haya llevado el juicio de la propia quejosa, y que fue una mera formalidad el trámite del proceso penal ante la autoridad jurisdiccional”, afirmó. A favor del amparo, pero sólo “para efectos”, es decir, para que se revisara la sentencia, estuvo el ministro José Ramón Cossío. Propuso revisar el amparo, pero no para darle la libertad inmediata a Cassez, sino para regresarlo al Primer Tribunal Unitario en Materia Penal del Primer Circuito, con sede en el Distrito Federal, y emitiera una nueva sentencia, eliminando las irregularidades no sólo en la detención, sino en el proceso judicial seguido contra la ciudadana francesa. Cossío propuso que en el material probatorio contra Cassez se tendrían que eliminar la ampliación de declaraciones de los secuestrados Cristina Ríos Valladares y su hijo Cristian Hilario Ramírez Ríos, en las que después del montaje televisivo dijeron identificar la voz y el rostro de la francesa, a pesar de que en sus primeras declaraciones al ser rescatados no hicieron mención de ella. Sin embargo, pese a reconocer que la AFI violó los derechos consulares de Cassez al no ponerla a disposición inmediata del Ministerio Público federal, dijo que esa violación no fue grave y mucho menos contaminó el resto del proceso contra Cassez, como lo sostenía Zaldívar. El ministro Guillermo Ortiz Mayagoitia rechazó incluso la procedencia de la revisión del amparo por parte de la Primera Sala de la Suprema Corte, encargada de revisar los asuntos penales que llegan al máximo tribunal. Explicó que la detención policiaca arbitraria y prolongada no puede ser sujeta a revisión en la Corte. La puesta a disposición de la quejosa por la policía está consumada de manera irreparable y no puede ser objeto de pronunciamiento alguno por parte de los ministros de la Primera Sala, dijo. Las violaciones cometidas en la fase de la averiguación previa tampoco pueden ser materia de amparo, añadió. Contrario a la posición de Cossío, dijo que la Corte no debe pronunciarse respecto a la valoración de pruebas. Sánchez Cordero fue la única en apoyar por completo el proyecto de Zaldívar para conceder el amparo “liso y llano” a Cassez. Sin detallar su interpretación del proyecto, se limitó a hacer una defensa de los derechos humanos y de las garantías constitucionales ante la actuación de las autoridades. El ministro Zaldívar se mantuvo en su proyecto. Dijo que “jurídicamente era imposible de modificar o matizar los efectos”. De esa manera rechazó la propuesta de Cossío y con ello evitó que el expediente regresara al Tribunal Unitario para que se emita una nueva sentencia. El caso quedó en suspenso hasta que la Corte se pronuncie sobre un nuevo proyecto que debe elaborar un ministro distinto a Zaldívar.

Comentarios