Demandan a Calderón por 10 mil víctimas no identificadas de su narcoguerra

viernes, 23 de marzo de 2012
MÉXICO, D.F. (apro).- De las 50 mil muertes que ha dejado hasta ahora la guerra del presidente Felipe Calderón contra el narco, poco más de 10 mil personas no han sido identificadas, lo que representa una verdadera “tragedia humanitaria”. Por esa razón, organizaciones no gubernamentales mexicanas interpusieron este viernes ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) una demanda contra el gobierno mexicano. Durante la audiencia efectuada en Washington, donde tiene su sede la CIDH, Mercedes Doretti, de la organización Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF), afirmó que estiman en 10 mil los restos de personas que no han sido identificados en México como consecuencia de la guerra contra en el narcotráfico que implementó Felipe Calderón en los albores de su mandato. Destacó que sólo en las fosas clandestinas descubiertas de 2007 a 2011 se han encontrado restos mil 230 cuerpos que no han podido ser identificados. Además, comentó que temen que la mayoría de ellos sean inmigrantes centroamericanos. Doretti dijo también que aún faltan por identificar más de 160 cadáveres vinculados a las masacres de Tamaulipas de 2010 y 2011. En su oportunidad, Ana Lorena Delgadillo, directora de la Fundación para la Justicia de México, denunció que la elevada cifra de cadáveres sin identificar significa una verdadera “tragedia humanitaria”, inaceptable en cualquier país democrático. Aseguró que detrás de estos asesinatos de personas no identificadas existe un “asunto de discriminación” porque en México, subrayó, no se investiga la desaparición de los más pobres y los excluidos. A su vez, Candelario Castillo, padre de un joven desaparecido, terció: “Las autoridades nos cierran puertas, no los están buscando”. “Después de lo que nos pasó, no confiamos en la Procuraduría General de la República”, agregó. Las organizaciones demandantes exigieron la creación de una comisión internacional, con participación de las organizaciones civiles, para colaborar en la identificación de los cuerpos recuperados. Representantes del gobierno mexicano presentes en la audiencia reconocieron “la magnitud de los eventos” y la “compleja situación de las personas no identificadas”. Sin embargo, dejaron en claro que el gobierno de Felipe Calderón no está en posibilidad de dar una cifra estimada de los cadáveres que estarían en esa situación. “El Estado mexicano reconoce la magnitud de los eventos en que se han encontrado restos y de ese tamaño han sido los esfuerzos adelantados por el gobierno”, dijo el subsecretario de Asuntos Jurídicos y Derechos Humanos de la Secretaría de la Gobernación, Max Dinner.

Comentarios