...Y obispo de Saltillo le sugiere un "examen de conciencia" por "cola de 60 mil muertos"

viernes, 23 de marzo de 2012
MÉXICO, D.F. (apro).- El obispo de Saltillo, Raúl Vera López, recomendó al presidente Felipe Calderón “hacer un examen de conciencia” por la sangre que ha derramado su guerra contra el narcotráfico. Entrevistado en León, Guanajuato, poco antes del arribo de Benedicto XVI, el prelado criticó que Calderón llegara al encuentro con el jefe del Estado vaticano “con una cola de 60 mil muertos”. Confesó que siente vergüenza de que el presidente se asuma como católico y esté llevando al país a una espiral de violencia y muerte. “A mí me da vergüenza que tengamos al frente de México a una persona que se confiesa públicamente católica y que está llevando una estrategia con ausencia de procuración de justicia, con el Ejército en las calles, con las denuncias que tiene de violaciones a derechos humanos, con el crecimiento terrible de la corrupción. Es una pena que tengamos este tipo de católicos”, sostuvo el obispo de Saltillo. Aseguró que Benedicto XVI “está bien enterado” de lo que sucede en México en cuanto a la violencia: “Sabe que arriba a un territorio en el que prevalece la violencia del crimen organizado: El santo padre no viene a ciegas.” Lamentó que el jefe máximo de la Iglesia católica visite “una nación en donde hay un ambiente de fractura, de desorganización social, de ausencia de protección a los ciudadanos; un ambiente de empobrecimiento creciente, de abandono para la juventud”. Benedicto sabe que llega a un país con un “ambiente de violencia generalizada, porque violencia no sólo son los muertos, son los desaparecidos, los secuestrados y los desplazados”.

Comentarios