Vocero del Vaticano desmiente a la Presidencia: Papa no se reunió con víctimas de violencia

LEÓN, Gto. (apro).- Luego de que anoche la Presidencia de la República difundiera un diálogo entre el Papa Benedicto XVI y algunas víctimas de la violencia en México en la Casa del Conde Rul de la capital del estado, hoy el vocero de la Santa Sede, Federico Lombardi, negó tal encuentro y aclaró que sólo fue un saludo “con un grupo de numerosas personas que le fueron presentadas”, entre quienes se encontraban dichas víctimas. Anoche, la Presidencia indicó mediante un comunicado los temas que se abordaron en el encuentro privado entre Felipe Calderón y el pontífice romano en la ciudad de Guanajuato, en el cual participaron las comitivas oficiales de ambos. En uno de los párrafos del comunicado –líneas que ya no aparecen en el portal oficial de la Presidencia de la República– se informó que “al concluir la reunión con el presidente, el Papa Benedicto XVI recibió a familiares de algunas víctimas de la violencia en México”. La Presidencia dio a conocer los nombres de estas personas, y así lo reprodujeron varios medios como La Jornada y Televisa, que en su portal así los enumera: María Elvia Valencia, madre de un policía federal desaparecido por el crimen organizado en Ciudad Hidalgo, Michoacán; María Herrera, de Michoacán, madre de cuatro personas: José de Jesús, Raúl, Gustavo y Luis Armando Trujillo Herrera, quienes fueron desaparecidos por la delincuencia organizada; Alicia Ulloa Conde, hermana de Gabriela Ulloa, víctima de secuestro; Araceli Quintanilla Ocaña, de Monterrey. Su hermana falleció víctima de fuego cruzado. Era estudiante de la Universidad de Nuevo León. Así como María Guadalupe Dávila, de Ciudad Juárez, Chihuahua. Su hijo, Rodrigo Cadena, es una de las víctimas de Villas de Salvárcar; Josefina Torres Espinoza, esposa de un militar quien falleció en un operativo contra el crimen organizado en Durango; Verónica Cavazos, viuda del alcalde de Santiago, Nuevo León, Edelmiro Cavazos, y Norberto Ortega Tafoya, víctima de secuestro liberado. “El Papa Benedicto XVI saludó una por una a cada víctima de la violencia e intercambiaron palabras”, precisó la Presidencia. Sin embargo esta tarde, cuando el vocero del Vaticano, Federico Lombardi, fue interrogado en conferencia de prensa sobre la forma en que se acordó y llevó a cabo esta reunión, negó que se haya tratado de un diálogo expresamente con las víctimas y sobre la situación de la violencia generalizada en México. “No fue una reunión específica del Papa con víctimas de la violencia”, fueron las palabras textuales de Lombardi. Explicó que después del saludo a los niños en la Plaza de la Paz, el Papa iba de salida de la Casa del Conde Rul cuando pasó por un salón “donde estaban numerosas personas”, algunas de las cuales le fueron presentadas, “entre éstas las víctimas de la violencia de las que habla el comunicado” emitido por la Presidencia de la República. “Algunas víctimas le fueron presentadas al Papa. Sólo eso”, insistió Lombardi. Por otra parte, ante la especulación por una posible reunión entre Benedicto XVI y el presidente venezolano Hugo Chávez en el viaje a Cuba, el vocero de la Santa Sede pidió a los medios informativos “no alimentar expectativas en este sentido”. Indicó que hasta esta mañana, ni el Papa ni su comitiva tenían una solicitud de audiencia por parte de Chávez, aunque admitió que “todo puede cambiar”.

Comentarios