Siete policías ejecutados, entre los muertos de la jornada

jueves, 29 de marzo de 2012
MÉXICO, D.F. (apro).- Hechos presuntamente relacionados con la delincuencia organizada, en Ciudad Juárez y Tijuana, dejaron un saldo de 10 muertos en las últimas 24 horas. En Ciudad Juárez, Chihuahua, un ataque realizado por un grupo armado a una fiesta particular donde de encontraban agentes de la Dirección de Seguridad Pública Municipal, dejó un saldo de cinco policías muertos y dos más heridos de gravedad. El ataque se registró cerca de las 20:30 horas del miércoles en las calle Oasis de Lisboa y Rafael Murguía, en la colonia Pradera de los Oasis, al sur de la ciudad. Los hechos se registraron justo un día después de que media docena de mantas fueron colocadas en diversos puntos de la ciudad fronteriza, en las que se advertía de ataques en contra de la corporación, en particular del director de la Policía, teniente Julián Leyzaola, y del mismo alcalde Héctor Murguía Lardizábal. Las amenazas han sido recurrentes desde el inicio del año, por esa razón los policías habían sido concentrados en diversos hoteles, que eran fuertemente resguardados. Sin embargo, los agentes decidieron dejar la seguridad de los hoteles y realizaron una fiesta en la casa de una mujer policía, donde se encontraba el coordinador de la estación Babícora, quien aparentemente era el blanco del ataque. Luego del atentado, alrededor de 100 elementos de la Policía Municipal, federal y elementos del Ejército resguardaron el lugar del atentado, y los hospitales a los que fueron trasladados al menos otros dos policías que sobrevivieron al ataque, pero que se encuentran en estado grave. En Tijuana, Baja California, la Procuraduría General de Justicia informó del asesinato de cinco personas, entre ellas dos agentes municipales, quienes fueron atacados por un hombre que intentaba huir semidesnudo y con las manos atadas conduciendo un vehículo robado. De acuerdo con las primeras investigaciones, el sujeto que intentaba huir salió de una casa en la que presuntamente estaba privado de su libertad. Al parecer mató a sus captores y, al salir del inmueble en el que se encontraba, robó el automóvil de unos agentes que se encontraban en el lugar. En su escape, se topó con los agentes a quienes les disparó e hirió de muerte. Sin embargo, al repeler la agresión, el atacante también fue abatido. El subprocurador de la zona de Tijuana, Ricardo Salas Bravo, informó que las dos personas que fueron encontradas en el interior del domicilio de donde escapó el agresor, fueron identificadas como David Vargas López y Edgar Javier Paredes Ortega. Los policías que fueron abatidos eran Luis Enrique González Cifuentes, subteniente retirado, quien tenía 41 años y Roberto Fernández Uribe, de 45, expolicía comercial. El único que no fue identificado fue el hombre que presuntamente estaba secuestrado.

Comentarios