Sólo han detenido a cuatro de los 37 fugados en Apodaca

jueves, 29 de marzo de 2012 · 13:37
MÉXICO, D.F., (apro).- Elementos de la Policía Municipal de Escobedo, Nuevo León, detuvieron a Rubén Méndez Gastelum, El Tabaco, uno de los 37 reos que se fugaron del penal de Apodaca el pasado 19 de febrero, durante la revuelta en la que perdieron la vida 44 internos a manos de presuntos integrantes de Los Zetas. Tras una persecución que inició en la carretera Monterrey-Colombia y finalizó con una balacera en un domicilio de la calle Vicente Guerrero, colonia Los Altos, Méndez Gastelum fue detenido la noche de ayer junto con tres cómplices: José Luis Ventura Guajardo, El Ventura; Francisco Nicolás Blanco Mendizábal, El Nico, y Juan Alberto Leal Campos, El Ceviche. Los cuatro detenidos, a quienes se les aseguró un arma larga, un vehículo Stratus y una camioneta Pathfinder que habían sido robados, fueron trasladados a la Agencia Estatal de Investigaciones (AEI) para ser puestos a disposición de autoridades del fuero común. Con la detención de El Tabaco, de 46 años de edad –considerado por la Procuraduría General de Justicia (PGJ) de Nuevo León como un reo de alta peligrosidad–, suman cuatro los reos recapturados desde el pasado 19 de febrero. El primero fue Agustín Manuel Olvera Pérez, quien cayó apenas cuatro días después de la fuga masiva. Fue detenido en una casa de seguridad donde vigilaba a un secuestrado. El segundo fue Jonathan Israel Flores Guerrero, Jony, reaprehendido el pasado lunes 19, en la Pulga Río. El tercero fue Juan Manuel Salazar Salazar, El Manolín. Este sujeto fue abatido por militares el pasado viernes 23 en un "narcorrancho" en Cadereyta. Por la fuga de los 37 internos, la PGJ del estado libró orden de aprehensión en contra de 21 de los 34 exempleados del Centro de Readaptación Social (Cereso) de Apodaca que habían sido arraigados luego del incidente. Entre los detenidos se encuentran 18 custodios, así como el exdirector del Cereso, Jerónimo Miguel Andrés Martínez; el exsubdirector, Juan Hernández Hernández, y el exjefe de Seguridad, Oscar De Veze Laurence. El juez segundo penal de San Nicolás encontró suficientes elementos para declararlos presuntos responsables de los delitos de delincuencia organizada, delitos cometidos contra la administración y procuración de justicia, y contra la seguridad de centros de detención.