JVM en la tierra de Fox: "Los milagros se construyen con participación ciudadana"

sábado, 14 de abril de 2012
LEÓN, Gto. (apro).- “Los  milagros se construyen con la participación y el alma de los ciudadanos… vamos a ganar la Presidencia como lo dijimos aquí hace seis años”, espetó la candidata del PAN Josefina Vázquez Mota aquí, en la tierra del expresidente Vicente Fox Quesada. El mismo que hace un par de días salió a darle los peores augurios en una elección que “prácticamente está ganada por el PRI” y para la que haría falta “un milagrito”. En una respuesta claramente dirigida al expresidente sobre el debate que éste ha propuesto en el tema de las drogas y su llamado a sacar al Ejército de las calles, Vázquez Mota entró en terreno peligroso cuando lanzó esta pregunta: “Estoy dispuesta a escuchar todas las propuestas… pero si ni siquiera hemos logrado cuerpos policiacos que protejan a la gente, ¿cómo vamos a hablar de una liberalización de las drogas como la respuesta a la vida de nuestros hijos (y nietos)?”. “No estoy de acuerdo con la legalización de las drogas”, dejó en claro. La candidata también entró en el terreno de la impunidad prevaleciente, cuando se refirió a los exgobernadores “que han endeudado a las futuras generaciones –y no son del PAN–. “Puede falsificar documentos para contratar deuda y no le pasa nada. Y si uno de ustedes hubiese hecho lo mismo, seguramente estaría en prisión. (Por eso) quiero un México en igualdad en el cumplimiento de la ley”, dijo, sin mencionar nombres. En este discurso, Vázquez Mota habló de las fisuras al interior del panismo –una de ellas llamada Vicente Fox– así como la existencia de personajes “que se sienten dueños del partido” cuyos nombres también calló. “Gané una elección interna democrática, que no fue fácil… la contienda interna llegó a su fin, hoy convoco a todos los panistas de México a que nos sumemos”, pidió la candidata en una comida anunciada como un encuentro privado con empresarios guanajuatenses. Y reconoció que en el PAN existen tareas pendientes en el tema de la democracia. “Los panistas tenemos que volver a nuestra esencia de libertad y de democracia, más vale que reconozcamos que esa es la clave para generar un movimiento ciudadano… es momento de abrir las puertas, de ciudadanizar al partido”, aseguró. Fue éste uno de sus largos discursos pronunciado en un encuentro más bien desairado por los dueños del dinero y en un salón cuyo cupo fue completado con jóvenes, dirigentes, funcionarios candidatos y colaboradores del partido, en el que repasó una vez más anécdotas sobre su origen, sus inicios en la política y su paso por el gabinete federal. Vázquez Mota enfocó parte de este mensaje a sus oponentes, Andrés Manuel López Obrador y Enrique Peña Nieto, cuando advirtió de los riesgos del mesianismo o de un autoritarismo “que me tocó vivir en el pasado y que no quiero que sea nuestra historia del resto del siglo XXI”: “No creo en esa opción del México amoroso, cuando hace seis años (López Obrador) estaba mandando a volar a las instituciones” y ahora dice desdeñar las reformas estructurales que necesita el país; y “no creo en esa opción donde firma compromisos frente a notario pero cuando van a ver las obras, esas obras no existen…”, acusó. Todavía más, al mencionar su visita a Matamoros y los reclamos por la inseguridad y el temor de los habitantes de esa ciudad tamaulipeca, la candidata pidió a los electores fijarse muy bien en a quién van a elegir, porque la primera condición para combatir al crimen organizado “es no ser parte de él. “Porque cuando una autoridad es parte del crimen organizado, entonces ya no hay nada más que hacer en atacar este crimen organizado”. En esta visita, Vázquez Mota acompañó al candidato del PAN a la gubernatura, Miguel Márquez Márquez, al arranque de su campaña, con una caminata que bajo un sol intenso efectuó con un contingente desde el monumento del Arco de la Calzada hasta la plaza de los Mártires 2 de Enero. Ahí recibió un par de zapatos del candidato Márquez Márquez “para que camine por el país”, y a cambio, le entregó a éste un chaleco para que no se quede sentado en su oficina”, además de que le pidió hacer un pacto para erradicar, en un solo sexenio, la pobreza extrema en todo el territorio guanajuatense, de ganar la elección del primero de julio. Josefina Vázquez Mota dejó esta noche, antes de irse de esta tierra, varios compromisos del mismo tamaño: “Quiero que el sindicato (SNTE) tenga lo que es del sindicato, y que la educación tenga lo que es de la educación”, con una nueva y diferente agenda en este rubro para el que ofreció pasar al cien por ciento de la cobertura en el nivel medio superior en los seis años del próximo sexenio, y pasar del 30 al cincuenta por ciento de cobertura en el nivel educativo superior. Además, hizo la promesa de destinar el 1% del Producto Interno Bruto (PIB) a la ciencia y la tecnología. Aunque en este mismo discurso, la candidata cometería su enésima pifia cuando llamó “hijos inútiles” a  una generación de hombres de 40 años “que van por su tercera maestría; que no se quieren casar y que nunca han salido a trabajar…”.

Comentarios