Dos policías estatales, entre las víctimas de la violencia

viernes, 20 de abril de 2012
MÉXICO, D.F. (apro).- La ola violencia que azota al país alcanzó este día a 16 personas, entre ellas, al general en retiro Mario Arturo Acosta Chaparro, quien murió asesinado en la Ciudad de México. De acuerdo con los primeros reportes, Acosta Chaparro, figura clave del periodo conocido como la “guerra sucia” de la década de los 70, murió de varios disparos, uno de ellos en la cabeza, en un incidente ocurrido en las calles Lago Como y Lago Trasimeno, colonia Anáhuac, aproximadamente a las 19:00 horas. Fue trasladado con vida al Hospital de la Cruz Roja de Polanco, donde falleció más tarde. Por otra parte, en Zitácuaro, Michoacán fueron hallados los cadáveres de tres hombres con huellas de tortura, en las inmediaciones de la comunidad de San Felipe, de acuerdo con la Subprocuraduría Regional de Justicia. En otro hecho, en Morelia, dos policías estatales murieron tras una balacera ocurrida en calles del centro de la capital michoacana. Cerca de las 17:00 horas, los agentes de la Policía Estatal Preventiva perseguían a unos supuestos ladrones. Uno de los uniformados se bajó de la unidad para perseguirlos y fue alcanzado por las balas de los delincuentes; cayó muerto sobre avenida Madero Oriente, esquina con Bucarelli. El agente que permaneció en la patrulla murió cuando era trasladado a Morelia para que recibiera atención médica. En Saltillo, Coahuila, dos presuntos delincuentes de un grupo armado perdieron la vida durante un enfrentamiento a balazos con elementos de seguridad. El tiroteo inició en la colonia Doctores, al norte de la ciudad. Durante el incidente, estalló una granada de fragmentación en una agencia automotriz ubicada en la calle de Rufino Tamayo y varias fachadas de negocios y casas resultaron dañadas por impactos de bala. Policías federales y soldados interceptaron a los presuntos criminales a la altura del fraccionamiento Ampliación Kiosco. En el cruce de las calles Cerrada de la Paz y Laguna de las Flores, quedó envuelto en llamas el automóvil en el que se desplazaban los agresores. En Mazatlán, Sinaloa, una persona fue ejecutada y dos más resultaron heridas con balas de rifles AK-47 o cuerno de chivo disparados por un grupo armado en las afueras del bar “Las Adelitas”, ubicado en el libramiento Colosio o Carretera Internacional libre, a la altura de la colonia Emiliano Zapata. La víctima mortal fue identificada como Víctor Alfonso Velarde Moreno, de 37 años, dedicado a la compra de bienes raíces. Fue ejecutado al salir del bar. Las otras dos personas, que trabajan en una taquería, fueron alcanzadas por las esquirlas de balas que dispararon los sicarios. En Nuevo León, tres empleados de servicios primarios de Cadereyta fueron ejecutados al mediodía por un grupo armado desde un vehículo en movimiento. Los cadáveres quedaron tirados en el kilómetro 7 de la carretera Cadereyta-Allende, 40 kilómetros al oriente de esta capital. Las víctimas se transportaban en un camión cisterna que llevaba agua. Al descomponerse su unidad, llamaron a un mecánico municipal que acudió en su auxilio. Fue entonces que los presuntos sicarios les dispararon, mientras reparaban el camión. Minutos antes, en el mismo municipio, militares encontraron los cuerpos de dos hombres ejecutados en la caja de una camioneta pick-up blanca estacionada a un costado de la carretera Juárez-Los Cavazos. En Linares, 130 kilómetros al norte de Monterrey, otro hombre fue asesinado al resistirse a ser secuestrado. Sujetos armados lo abordaron cuando se encontraba en el exterior de una forrajera, le ordenaron subir a uno de los autos en los que llegaron pero en lugar de obedecer echó a correr y fue a abatido a balazos. Finalmente, en calles de la colonia San María Chiconautla, en Ecatepec, Estado de México, fue hallado el cadáver de un hombre entre 30 y 35 años, quien presentaba al menos cinco heridas de bala.

Comentarios