Exigen a Calderón postura firme ante resistencia de Gordillo

lunes, 23 de abril de 2012
MÉXICO, D.F. (apro).- Diversas organizaciones ciudadanas y empresariales, como la Coparmex, así como escritores y académicos, calificaron de inaceptable el rechazo de la líder del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), Elba Esther Gordillo, a la evaluación universal, en este año, de los maestros del país. En un desplegado, exigieron al presidente Felipe Calderón el cumplimiento de la evaluación pactada en 2011, autonomía plena al Instituto Nacional de Evaluación Educativa (INEE), así como una postura “firme” frente a esta negativa y un informe a la nación sobre el destino inmediato de esta revisión. Hace unos días, la maestra Gordillo rechazó el Acuerdo para la Calidad de la Educación (ACE), al afirmar que la evaluación a la que son sometidos los maestros carece de criterios claros. Soraya Bañuelos, responsable de asuntos jurídicos del SNTE, precisó que los maestros están de acuerdo con la evaluación, pero de una manera integral. En un comunicado dirigido a Calderón y al secretario de Educación Pública, José Ángel Córdova Villalobos, intelectuales y organizaciones ciudadanas y empresariales consideraron “inaceptable” el desafío unilateral que la dirigente vitalicia del sindicato magisterial “lanzó contra el Estado y la sociedad”. “La evaluación del desempeño docente no está planteada como un tema vinculado a las garantías laborales de las y los maestros, sino como un instrumento de medición que tiene como único propósito mejorar la política educativa en su conjunto. “Advertir que ésta será utilizada por las autoridades para despedir profesores, sabiendo que el argumento es falso, debe ser considerado como un acto de mala fe dispuesto para confundir al magisterio nacional y al resto de la sociedad”, se advierte en la misiva. Mientras el país no cuente con una instancia autónoma e imparcial, apartada de los intereses políticos, alertan, “tanto del liderazgo magisterial como de las autoridades educativas no estarán presentes todas las condiciones para que la evaluación de la política educativa impacte realmente sobre el logro académico”. Es por ello que reclaman otorgar autonomía técnica, presupuestal y de gestión al INEE, con el fin de asegurar que en el futuro esta institución no sea manipulada ni secuestrada por los actores que quedarán sujetos a la evaluación, en particular, autoridades y maestros. También destacan que el proyecto de decreto que daría viabilidad a esta solución ya ha sido trabajado, negociado y consensuado entre las partes interesadas durante los últimos doce meses y su publicación no tiene por qué retrasarse más allá del 15 de mayo próximo. Además, exigen derogar el decreto de 1946 y acuerdos posteriores celebrados entre el gobierno federal y el SNTE, los cuales hoy permiten a la cúpula de ese sindicato maniobrar con las plazas y la carrera profesional de los maestros, a partir de criterios que no tienen que ver con los derechos laborales ni con el logro académico que debe darse dentro de las aulas. Proponen por ello expedir un nuevo decreto que sustituya al anterior para armonizar la evaluación del desempeño docente realizada por un INEE autónomo, con un servicio profesional para el magisterio que otorgue la certidumbre en el empleo y el desarrollo profesional digno que merecen todas los maestros del país. Asimismo, piden a Calderón tener una posición firme frente al rechazo a la evaluación universal alentado por la cúpula del SNTE, e informar al país sobre el destino inmediato que deberá seguirse a propósito de este compromiso suscrito entre Ejecutivo federal y el gremio magisterial en el año de 2011. Ese acuerdo, recuerdan, también fue objeto de consenso y negociación durante el último año y no se observan razones para desecharlo. “Señor presidente, usted ha afirmado que su gobierno tiene el valor para enfrentar a quien pretenda atentar contra la sociedad mexicana. Las y los abajo firmantes le solicitamos que exprese valor similar para defender el derecho a una educación de calidad consagrado en nuestra Carta Magna, así como para resolver, de fondo, los graves problemas que el sistema educativo mexicano exhibe desde hace ya demasiadas décadas”, señala la carta signada, entre otros, por Alianza Cívica, Alternativas y Capacidades, Bicitekas, Causa en Común, Coalición Ciudadana por la Educación, Colectivo Ciudadano en Defensa de La Pastora, Coparmex, Educación y Ciudadanía, Evolución Mexicana, Instituto de Fomento e Investigación Educativa y Unión Nacional de Padres de Familia (UNPF).

Comentarios