PGJDF, sin pistas del asesino del general Acosta Chaparro

martes, 24 de abril de 2012
MÉXICO, D.F. (apro).- La Procuraduría General de Justicia del Distrito federal (PGJDF) rastrea a las dos personas que participaron en el asesinato del general en retiro Mario Arturo Acosta Chaparro, registrado en pasado viernes 21 en la colonia Anáhuac, al norte de esta ciudad. Jesús Rodríguez Almeida, titular de la esa dependencia, informó luego de inaugurar ala Expo Seguridad México 2012 que, con base en testigos de los hechos, se elabora el retrato hablado del autor material del crimen y se rastrea al tripulante de la motocicleta en que huyó el victimario. “Ya estamos elaborando los retratos hablados específicamente de uno de los sujetos que materializó el homicidio como autor material, y vamos a ver si logramos tener algunas otras características y datos respecto de otra persona que en principio participó como coautor al conducir la motocicleta”, dijo. El funcionario, quien recibió un reconocimiento del GDF, confió también en que se investiga la existencia de un autor intelectual. “Primero que nada tenemos la línea de investigación respecto de la motocicleta, pero vamos a ver si hubo detrás de ese crimen o durante el evento algunas otras personas que pudieran haber participado y, por supuesto, si hay también autor intelectual respecto de estos hechos o alguna otra forma de participación o autoría en este evento delictivo”, puntualizó. De acuerdo con el procurador, con el testimonio de varias personas que presenciaron los hechos se sigue elaborando el retrato hablado del sujeto que disparó contra Acosta Chaparro el pasado viernes 20 en la colonia Anáhuac, cuando se encontraba frente a un taller automotriz en el número 194 de la calle Lago Trasimeno, esquina con Lago Cosmo. Luego de señalar que se trabaja en diferentes líneas de investigación, Rodríguez Almeida reconoció que está pendiente el resultado pericial del arma que se utilizó para privar de la vida al general retirado, y ese resultado –agregó– será de gran valía para saber si estaba registrada ante alguna autoridad. Hasta el día de su ejecución, Acosta Chaparro, de 70 años de edad, servía al gobierno de Felipe Calderón bajo la cobertura de consultor de seguridad. Se había reincorporado a ese trabajo a finales de 2010, después de que fue objeto de un atentado el 18 de mayo de ese año, cuando empezaba a investigar la desaparición del panista Diego Fernández de Cevallos, secuestrado poco antes. En esa ocasión un hombre armado se le acercó y le disparó en el abdomen. Herido, Acosta Chaparro alcanzó a subirse a su coche para recibir auxilio. Tardó casi medio año en recuperarse y volver a sus actividades. Acostumbrado a operar en la clandestinidad, el militar se negó a colaborar con la PGJDF para ahondar en la investigación de ese atentado. Acosta Chaparro fue asociado con uno de los hijos del general Jesús Gutiérrez Rebollo, quien fue procesado por su presunta protección al cártel de Juárez, cargo por el cual el propio Acosta fue encausado judicialmente. Apenas en septiembre pasado asistió a los funerales de Javier García Morales, también muerto en una ejecución en Guadalajara y acusado como él de haber sido protector del jefe del cártel de Juárez, Amado Carrillo Fuente, El Señor de los Cielos.

Comentarios