Liga Medina con narco ejecución de cuñados de líder priista

viernes, 11 de mayo de 2012
MONTERREY, N.L. (apro).- El gobernador de Nuevo León, Rodrigo Medina de la Cruz, se comprometió hoy a encontrar a los responsables del homicidio de dos cuñados del dirigente estatal del PRI, Sergio Alanís, secuestrados y ejecutados ayer en Allende, 60 kilómetros al sur de la capital. “Estamos investigando con todo, el compromiso es dar con quienes perpetraron este crimen, y la Procuraduría está dirigiendo toda la investigación. Obviamente, estamos trabajando con las diferentes instancias para dar con los responsables”, dijo hoy el mandatario. Medina de la Cruz precisó que la muerte de los hermanos parece estar relacionada con la delincuencia organizada, particularmente con dos grupos que desempeñan sus actividades en la zona citrícola, donde está Allende. “Ustedes saben que tenemos mayormente presencia del cártel de Los Zetas y del Golfo; y conforme avanzan las investigaciones tenemos más información sobre qué banda o célula es a la que se le pueda atribuir esta situación”, explicó. “Sin duda tiene todas las características de delincuencia organizada, y tendremos más información una vez que capturemos a los responsables, que hagamos las investigaciones correspondientes, los interrogatorios para saber qué hay de fondo en este asunto”, dijo esta mañana durante la inauguración de un puesto de revisión de Fuerza Civil en la carretera a Saltillo. Los hermanos Raúl Sergio y Fortino Gerardo de la Garza Cavazos, propietarios de una funeraria de Allende, fueron privados de su libertad el domingo y ejecutados ayer en una brecha de la comunidad Las Cañadas. Los cadáveres estaban atados espalda con espalda en el interior de una cajuela de un auto Mazda 3 negro. No se sabe aún si se había pagado rescate por ellos. Medina de la Cruz calificó el crimen como “cobarde”; y dijo que ya envió el pésame a los familiares de las víctimas. También sostuvo una reunión con el alcalde de Allende, Jorge Salazar, al que le aseguró que respaldaría en el combate al crimen.

Comentarios