En territorio narco, AMLO ofrece poner fin a la guerra de Calderón

martes, 15 de mayo de 2012
MAZATLÁN, Sin. (apro).- En la plaza de toros "Eduardo Fontanet" de este puerto, Andrés Manuel López Obrador aseguró que va a "serenar" Sinaloa y al país entero, al rectificar la estrategia de combate al crimen organizado puesta en marcha por el presidente Felipe Calderón. Dijo que ello se logrará a través de “acciones de fondo”, como la creación de empleos y espacios educativos para los jóvenes. Al término del acto, al que acudieron varios miles de simpatizantes, quienes abarrotaron la pequeña plaza, el candidato del Movimiento Progresista retomó el tema de las víctimas de la violencia en esta entidad, en la que el narcotráfico tiene raíces históricas y donde han surgido los principales jefes de los cárteles. "Vamos a serenar Sinaloa", sostuvo el político tabasqueño al argumentar que sí puede se puede combatir el flagelo del crimen organizado mediante el abatimiento de la corrupción, dando empleo y educación a los jóvenes, que es el sector más atractivo para las bandas delincuenciales. También dijo que ese objetivo se puede alcanzar garantizando los derechos humanos y con apoyo a los familiares de desaparecidos y de víctimas de la violencia. "Vamos a atenderlos, son 60 mil asesinados, ¡cuánto sufrimiento, cuánto dolor! La mayoría son jóvenes. Esto es lo que tenemos que cambiar de fondo", ofreció el aspirante presidencial de la coalición integrada por PRD, PT y Movimiento Ciudadano (MC). Al llegar a Mazatlán, las medidas de seguridad de su personal se incrementaron, pese a que López Obrador saludaba a transeúntes y conductores en el camino a la plaza de toros. Sin manifestar algún temor, el candidato de la izquierda habló en varias ocasiones de la violencia provocada por el crimen organizado, pero siempre vinculando ese fenómeno con la corrupción. "Vamos a limpiar el gobierno de corrupción, como las escaleras, de arriba hacia abajo", aseguró al sostener que este cáncer es lo que esta produciendo parte de la crisis que vive el país. Luego de enlazar los problemas de la corrupción, desempleo, falta de crecimiento económico y espacios de educación, el exjefe de gobierno de la Ciudad de México advirtió que los jóvenes sin oportunidades son el principal blanco de las bandas delincuenciales. Al carecer de empleos, argumentó, los jóvenes mexicanos tienen tres opciones: emigrar a Estados Unidos, sumarse a la economía informal o enrolarse lamentablemente al crimen organizado. Al mencionar lo anterior, la gente guardó silencio y sólo aplaudió cuando el tabasqueño mencionó que parte de su programa de reactivación económica es crear un millón 200 mil empleos anuales, construir refinerías y acabar con la corrupción en Petróleos Mexicanos (Pemex) para bajar el precio de los combustibles y la luz. López Obrador, acompañado de los candidatos a senadores y diputados en la entidad, así como del veracruzano Dante Delgado Rannauro, aseveró que nada ha dañado más a Sinaloa que la corrupción de sus funcionarios, y acusó que esto generó en mucho la inseguridad y la violencia actuales. Sus simpatizantes, muchos de ellos jóvenes, también celebraron cuando Andrés Manuel López Obrador pidió al gobernador Mario López Valdez no meter las manos en las elecciones. También criticó a Fernando González, yerno de la líder magisterial Elba Esther Gordillo, quien es candidato a senador por Nueva Alianza (Panal) en Sinaloa. Recordó que la subsecretaría de Educación que entregaron al yerno de Gordillo Morales formó parte de la negociación de la maestra chiapaneca con Felipe Calderón. Pero ahora Gordillo, agregó, ya negoció con el priista Enrique Peña Nieto ser la titular de Educación a cambio de su apoyo el día de los comicios presidenciales, el domingo 1 de julio. "Podemos no estar de acuerdo con ella, pero no es tonta, ahora que ve que el PAN ya no tiene levadura, ya se fue con el PRI", dijo en medio de una rechifla contra la dirigente vitalicia del magisterio. En un largo discurso de más de una hora, el candidato de la coalición Movimiento Progresista aseguró que su campaña está creciendo e, incluso, los priistas ya están nerviosos pues, dijo, están sorprendidos de esto. Y ante el símil usado por uno de los organizadores, en el sentido de que el 1 de julio cortara rabo y orejas, López Obrador prefirió usar la imagen del béisbol, al decir que ahora está como en una final de la Serie del Caribe, con todo para ganar: “En el turno al bat, en la última entrada, con las bases llenas y sin un out”.

Comentarios