Leonardo Valdés acepta moderar debate si hay consenso

martes, 22 de mayo de 2012
MÉXICO, D.F. (apro).- Los priIstas están convencidos de que su candidato presidencial Enrique Peña Nieto, sí puede hilar más de dos ideas, y que inclusive puede sostener un intercambio de opiniones con los demás candidatos. Tan lo creen así, que el representante del candidato en la Comisión de Debates del IFE, Jorge Carlos Ramírez Marín, propuso –ante la sugerencia de dicha comisión de que el próximo debate sea más abierto y flexible-- que sea el propio consejero presidente del IFE, Leonardo Valdés Zurita, quien modere el segundo debate entre los candidatos presidenciales, que se realizará en Guadalajara el mes próximo. Sin embargo, por la noche, el presidente del IFE, Leonardo Valdés, dejó en claro que moderar el debate no está dentro de sus funciones, sin embargo, “si la propuesta llega a ser suscrita por unanimidad de la candidata y los candidatos a la Presidencia, y si ello contribuye a avanzar en los acuerdos necesarios para la realización del segundo debate, con responsabilidad asumiría esa actividad extraordinaria”. El también vicecoordinador de la campaña de Peña Nieto respondió así a una propuesta de la Comisión de Debates en el sentido de que se cambie completamente el formato que se utilizó en el primer debate, de manera tal que se permitan micrófonos abiertos para todos los candidatos y que puedan interpelarse entre sí. Si se llegara a ese acuerdo, dijo Ramírez Marín, se necesitaría de un moderador que pueda imponer su autoridad y controle a los candidatos, y conduzca imparcialmente tiempos y contenidos. Que haya un auténtico árbitro, dijo. La propuesta del representante priista fue apoyada por los partidos Verde Ecologista de México (PVEM) y Nueva Alianza (Panal), en tanto que los representantes del PAN y del Movimiento Progresista (PRD-PT-MC), manifestaron sus reservas; pero no pasó a más. Lo seguirán discutiendo. Para Jaime Cárdenas, del movimiento que apoya a López Obrador, sería riesgoso para el propio Valdés Zurita y el mismo IFE, si fracasa el formato. En todo caso, para evitar ese riesgo, podría analizarse si el debate lo modera un académico, como José Woldenberg, quien además ya presidió al instituto. Si bien aún falta por precisar definitivamente el nuevo formato, lo que sí es un hecho es que los candidatos tendrán la oportunidad de interpelarse o interrumpirse, dijo Rogelio Carbajal, representante de la candidata panista Josefina Vázquez Mota. Quedó acordado en la reunión que el segundo debate será necesariamente más ágil y dinámico, agregó. Para empezar, se eliminarán las preguntas. "Lo que hemos acordado es que en cada bloque temático se numeren ciertos subtemas y a partir de ello, se dé una intervención y se puedan aceptar preguntas, pero sí que estén sujetos a un tiempo determinado", según Carbajal. En la reunión de la Comisión de Debates con los representantes de los candidatos se abordaron diversos temas, sin que llegaran aún a acuerdos definitivos. Entre los temas: si será una edecán o un edecán varón, por aquello de la equidad de género; si se mantiene la presentación en atriles o se usa la modalidad de mesa redonda; si sería el Canal del Congreso el que haga la producción del debate u otra empresa privada… Apenas empieza, pues, la discusión.

Comentarios