Se reserva Narciso Agúndez su derecho a declarar

viernes, 25 de mayo de 2012
MÉXICO, D.F. (apro).- Narciso Agúndez Montaño compareció hoy ante el juez Sergio Aguilar Navarro para responder por el presunto quebranto patrimonial que se le imputa por la cantidad de 52 millones de pesos, cometido durante su paso por el gobierno de Baja California. Detrás de la rejilla de prácticas del juzgado sudbajacaliforniano, el exmandatario se reservó su derecho a declarar, únicamente dio a conocer sus generales. Detenido ayer jueves 24 en la ciudad de Monterrey, Nuevo León, donde supuestamente había ido a atender un asunto familiar, el exmandatario fue trasladado la noche de ese mismo día a La Paz, Baja California Sur. La mañana de este viernes fue presentado ante el juez Aguilar Navarro, ataviado con chaleco antibalas y custodiado por policías. En su fugaz comparecencia judicial, Agúndez dijo ser originario de San José del Cabo, municipio de Los Cabos, desempeñarse como profesionista y tener una percepción mensual de 100 mil pesos. Alejado lo más posible de la rejilla de prácticas y en presencia del juez Aguilar Navarro, le leyeron sus derechos e informó que su defensa correrá a caro de los abogados Miguel Camacho, Marcos Ceseña y Otoniel Gómez. Tras su presentación, el exmandatario fue ingresado 10 minutos antes de las 02:00 horas en la celda número 1 del Centro de Observación y Clasificación del Cereso de La Paz. El juez deberá resolver su situación jurídica en 72 horas, aunque la defensa analiza la posibilidad de solicitar una ampliación del término constitucional. Por tratarse de un delito grave, Agúndez Montaño permanecerá en prisión preventiva. Junto con el exmandatario fue presentado también Alfredo Porras Domínguez, quien fuera secretario de Gobierno los últimos meses de la gestión de Agúndez, de junio de 2010 a abril de 2011. Porras Domínguez, de 55 años y originario de Camargo, Chihuahua también es acusado del delito de peculado. Igual que Agúndez, se reservó su derecho a declarar antes el juez; no obstante, antes de ser retirado hizo declaraciones a la prensa. Dijo a los reporteros que se encontraba en su domicilio cuando los policías ministeriales llegaron y se apostaron afuera. Añadió que él decidió salir para entrevistarse con los agentes y ponerse a disposición de las autoridades. Sin embargo, consideró que su detención tiene tintes políticos. “Esto es un asunto que evidentemente es político y eso es muy triste, que por no tener concordancia con alguien se use el poder, y lo más grave para una sociedad es que injustamente se obre con el poder y se hagan pasar por justos. “Quiero decirle a mis amigos, familia, que podré tener acusaciones, pero el tribunal de mi conciencia está limpia, que no cometí ningún agravio en el tiempo de ser servidor público”, sostuvo.

Comentarios