Debate por el GDF: candidatos proponen, se atacan pero no se hacen daño

domingo, 27 de mayo de 2012
MÉXICO, D.F. (apro).- Los candidatos a la Jefatura de Gobierno del Distrito Federal, Rosario Guerra (PANAL), Beatriz Paredes (PRI-PVEM), Miguel Ángel Mancera (PRD-PT y Convergencia), participaron esta noche de domingo en el primer debate del Instituto Electoral del Distrito Federal (IEDF). Durante 94 minutos sin mayor sustancia, el debate transitó entre los temas de movilidad urbana, desarrollo urbano y vivienda, desarrollo metropolitano, infraestructura en espacios públicos, medio ambiente y recursos naturales, y servicios básicos, desarrollo sustentable, agua y manejo de desechos. Los puntos más álgidos se dieron entre ataques y señalamientos de Paredes y Miranda de Wallace al candidato de las izquierdas, mientras que la representante del partido de Elba Esther Gordillo concentró sus embates en la figura de la abanderada del Revolucionario Institucional. Mancera se abstuvo a la confrontación. La primera en embestir fue la candidata priista, al amanecer del encuentro. Consignó que el PRD ha conseguido gobernar sin contrapesos ni restricciones “en procesos de corrupción” y citó un par de estudios que colocan al gobierno capitalino en lugar 27 en transparencia y el 25 en fiscalización, entre los estados de la República. A ese señalamiento, Mancera habría de contestar, una hora más tarde. “Le voy a dejar a la candidata Paredes, porque insiste mucho en el tema de transparencia, cuál es el ranking de la Ciudad de México”, dijo antes de dejar un par de análisis con resultados favorables y recriminó a la priista sesgar los informes que había presentado. “Cuando se analiza un documento se analiza completo. Pero también le dejo un estudio del CIDE, donde coloca a la Ciudad de México como primer lugar en transparencia”, agregó. Miranda de Wallace siguió la línea de la candidata del PRI. Criticó las consultas vecinales de Miguel Ángel Mancera en su campaña: “De qué sirve preguntarle a la gente qué quiere, si no tienen poder de decisión”, dijo en tono áspero y continuó la embestida “Nos hablan de palabra. Hoy se ha privilegiado el uso de suelo beneficiando a las constructoras”. Miranda de Wallace también reprochó la funcionalidad de la ciudad y la tolerancia del gobierno capitalino a las manifestaciones sociales en las calles. “Las calles son para los coches, no para las manifestaciones”, fueron sus palabras. Rosario Guerra dedicó gran parte de sus espacios para atacar abiertamente a la expresidenta del PRI. Inició: “Me da mucho gusto que ya Beatriz (Paredes) haya abandonado la idea de (establecer) cabildos (en las delegaciones), porque queremos más servicios, no más burocracia”. Continuó sus recriminaciones entre las intervenciones de Paredes: “Beatriz no tiene que decirle a la gente qué es lo que le conviene”, era el nivel de discurso. Y una vez más se refirió a Paredes, que había resaltado su experiencia en la vida pública. “Sí, ya gobernaste. Ya fuiste candidata. Pero nosotros, los de entonces, ya no somos los mismos, tú eres una candidata golondrina, que vienes cada seis años a pedirnos el voto. Qué hiciste durante todo este tiempo. ¿Una sola propuesta, un solo compromiso? Nada. Acabaste con el PRI del DF, te asociaste con esas mafias. Ahora dices que son otros los mafiosos cuando, en realidad, no has presentado una sola propuesta. Aquí hay tres candidatos nada más. Porque una quiere ser secretaria de gobierno y no está en el tema de la ciudad. No la vemos trabajar por ella”, terminó lapidaria. La también candidata del Verde Ecologista poco caso hizo a las palabras de Rosario Guerra, y fue sólo hasta haber terminado el debate formal que contestó, ya entre los medios de comunicación. Le dedicó apenas unas palabras. “Tiene que hacer algo para elevar puntos”. Renuente a la confrontación, Mancera habló de mejorar la seguridad, los programas sociales, la protección a mujeres y niños, el servicio público, las vialidades, la educación, las reservas de agua, y dar continuidad a las políticas que “han dado resultado”, dijo en un discurso plano y estructurado. Ofreció “mucha vivienda” y créditos para quienes ganan el salario mínimo, si bien no habló de incrementar los mismos. En el tema del agua dijo que deben implementarse 18 plantas de purificación en tres años para resolver el problema de la calidad del líquido. Sobre el tema, Miranda de Wallace mostró una botella de plástico con agua sucia, que dijo haber sacado de Iztapalapa. En temas de medio ambiente, condenó la tala clandestina de árboles en la ciudad y habló de recuperar Xochimilco y remató con una sorpresiva ocurrencia: (Xochimilco) debe ser nuestra Venecia mexicana”, lanzó. Wallace criticó también la deuda del DF, a lo que Mancera reviró: “Lo que no le han comentado sus asesores es que la deuda del DF es una AAA, y que quien aprueba la deuda es la Secretaría de Hacienda y Crédito Público”. La abanderada del PAN, desencajada, replicó a su vez: “Por supuesto que sé que la deuda es AAA y no me lo tienen que decir mis asesores, porque lo sé. Nada más que a usted no le dijeron sus asesores que gracias al aval de Gobierno federal es que la deuda es AAA. Además, esta deuda la tenemos que pagar en los próximos 19 años de la vida de nosotros”, dijo la candidata ciudadana, que enalteció en más de una ocasión al gobierno federal y a Felipe Calderón y aprovechó para pedir el sufragio para Josefina Vázquez Mota en la contienda presidencial Mancera, a su vez, pidió el voto como parte de un mismo proyecto de gobierno que Andrés Manuel López Obrador. “El Movimiento Progresista es uno solo. Es Andrés Manuel para la Presidencia de la República, y es un servidor para la Jefatura de Gobierno”, dijo. Paredes tampoco perdió oportunidad para aprovechar los reflectores y asociarse a la imagen de Enrique Peña. Priista de décadas, la candidata dijo que la ciudad y el país merecen la alternancia. “Estoy convencida de que en el Gobierno de la República, tendremos un presidente comprometido con la Ciudad de México”, terminó.

Comentarios