Recrimina EPR a gobierno de Cué por no actuar ante desapariciones

jueves, 31 de mayo de 2012
OAXACA, Oax. (apro).- El Ejército Popular Revolucionario (EPR) deploró la gestión del gobernador Gabino Cué porque, a 17 meses de su administración, no existen responsables de los abusos, crímenes, ejecuciones y desapariciones forzadas que se cometieron en el sexenio de Ulises Ruiz Ortiz. En un comunicado, el grupo rebelde dijo que es lamentable “que hasta hoy los grupos de poder del PRI y el PAN, bajo las órdenes de Ulises Ruiz, sigan operando dentro de la administración de Gabino Cué en diferentes dependencias, desde donde siguen controlando todo los programas. Sostuvo que, a pesar del cambio de gobierno “se siga encarcelando, asesinando y desapareciendo a los luchadores que valiente y heroicamente son consecuentes con la lucha popular”. Los eperristas también condenaron el delito de detención-desaparición forzada, y exigieron la presentación con vida de todos los detenidos y desaparecidos de Oaxaca y del país, así como que se castigue a los responsables de estos ilícitos que siguen operando impunemente y que han creado toda una red de complicidades para protegerse. El grupo guerrillero insistió en que hay cierto descontento, coraje y desilusión ante la gestión de Cué Monteagudo, ya que a más de 17 meses de gobierno siguen prevaleciendo las mismas condiciones que en los regímenes priistas. Y lamentó la impunidad que rodea la desaparición forzada de los eperristas Edmundo Reyes Amaya y Gabriel Alberto Cruz Sánchez, quienes presuntamente fueron detenidos hace cinco años por el general de la 28 Zona Militar, Alfredo Oropeza Garnica; el exsubdirector operativo de la Policía Ministerial de Oaxaca, Pedro Hernández Hernández; el teniente de fragata José Manuel Vera Salinas, y el teniente de navío Manuel Moreno Rivas. De entonces a la fecha, denunciaron los insurgentes, sólo han obtenido tenues respuestas de parte de los gobiernos de Felipe Calderón y Gabino Cué, responsables directos del delito de la desaparición forzada. Hicieron hincapié en que “son cinco años que, si bien duelen, no nos paralizan ni amedrentan; todo lo contrario, nos movilizan, por eso es necesario conocer los hechos tal y como sucedieron”. Recordaron que el 25 de mayo del 2007 fueron detenidos sus camaradas en la ciudad de Oaxaca por elementos del Ejército y la policía estatal, actuando por orden directa del gobernador Ulises Ruiz Ortiz y Calderón Hinojosa. Un día anterior, 24 de mayo, a las 11:00 horas, se estableció por última vez la comunicación entre el Partido Democrático Popular Revolucionario-Ejército Popular Revolucionario (PDPR-EPR) y sus dos militantes desaparecidos, Edmundo Reyes Amaya y Gabriel Alberto Cruz Sánchez. En esa ocasión, detallaron, “por medio de los mecanismos preestablecidos, informaron que se dirigían a un lugar de trabajo revolucionario para elaborar un comunicado que se dio a conocer el mismo día de su detención-desaparición; quedando de reportarse el 25 de mayo a las 6:00, lo cual nunca ocurrió. “Días después confirmamos la detención y tortura de la que fueron objeto dentro de las instalaciones de la Procuraduría General de Justicia del Estado de Oaxaca, a raíz de una delación, (y) la última vez que fueron vistos con vida fue al mediodía del 26 de mayo del 2007, con signos de haber sido torturados salvajemente, pues se les vio tirados en el piso bañados en sangre”. Más tarde, detallaron, “fueron trasladados en una ambulancia del Ejército Mexicano y, a partir de ese momento, se desconoce su paradero”.

Comentarios